EE UU

Las hijas de Bush, acusadas de violar las leyes del Estado de Tejas

La Casa Blanca responde a las 'travesuras' alcohólicas de las gemelas alegando su derecho a la vida privada

AGENCIAS Austin / Washigton 1 JUN 2001 - 00:00 CET

La acusación ha señalado que Jenna Bush, de 19 años, mintió sobre su edad cuando trató de comprar una margarita en el restaurante, cuyo gerente alertó a la policía. Su hermana, Barbara Bush, estudiante en la Universidad de Yale, ha sido acusada de estar en posesión de una bebida alcohólica.

La policía de Austin informó el miércoles de que las gemelas estaban bajo investigación tras haber sido denunciados por intentar comprar bebidas alcohólicas. Un portavoz de la policía dijo que Jenna había presentado un documento de identificación que pertenecía a otra persona.

Jenna, reincidente

Las leyes del Estado de Texas prohíben a los menores de 21 años el consumo o la compra de bebidas alcohólicas. Ésta es la segunda ocasión en que Jenna Bush, estudiante de la

Universidad de Texas, se ve envuelta en un incidente similar.

Hace menos de dos semanas, admitió haber violado las normas contra el consumo de alcohol en un bar de Austin y fue condenada a solicitar asesoramiento contra esa práctica, a realizar ocho horas de servicios comunitarios y a pagar los gastos de procedimiento.

Tanto la tenencia de bebidas alcohólicas por parte de un menor como la presentación de documentos falsos, son faltas que las autoridades de Texas pueden castigar con multas de hasta 500 dólares (casi 100.000 pesetas), asistencia a cursos contra el alcoholismo, servicios comunitarios y la suspensión del permiso de conducir por un periodo de 30 días.

Pero si los menores son reincidentes y cometen tres infracciones con el alcohol, son sentenciados a una pena obligatoria de seis meses de cárcel y ésta puede ser la segunda sanción para Jenna. Esta medida entró en vigor cuando su padre, que tuvo problemas con el alcohol y que renunció a la bebida a los 40 años bajo la presión de su esposa Laura, era gobernador del Estado.

Varios Estados prohíben la venta de alcohol a menores de 21 años, aunque la mayoría legal es de 18 años y la mayoría penal baja en algunos Estados a 16.

El derecho a la vida privada

Las travesuras alcohólicas de las hijas de George W. Bush, que como millones de jóvenes estadounidenses de su edad están dispuestas a desafiar las leyes para beber alcohol, se han convertido en una fuente de situaciones embarazosas para la Casa Blanca, que se escuda de las incesantes preguntas de la prensa alegando que se trata de su vida privada.

Mientras que el presidente estadounidense anunciaba ayer a los medios su política de conservación ambiental desde el Parque Nacional Sequoia en California, sus hijas le

disputaban los titulares en la prensa popular estadounidense. Jenna and Tonic tituló ayer en portada el New York Post con la foto de Jenna, cuyo nombre se pronuncia como el 'gin'.

Y poco antes de darse a conocer la acusación formal, la Casa Blanca pidió a los medios de comunicación respeto a la hora de referirse a los problemas de las gemelas del presidente, ya que es una tradición dejar fuera de la política a los hijos de los mandatarios.

El portavoz, Ari Fleischer, ha indicado: "Entiendo que se trata de un asunto legal. Pero tengan mucho cuidado si quieren ir más allá, porque cualquier reacción de los padres se circunscribe al ámbito familiar. Se trata de la vida privada de las hijas del presidente".

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana