Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSEJO DE MINISTROS

Las cajetillas de cigarillos deberán advertir de que "fumar mata"

El término 'light' o suave desaparecerá a partir del próximo año

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el decreto que endurece las advertencias sanitarias en el etiquetado de los productos del tabaco y regula los contenidos máximos de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono de los cigarrillos. Esta normativa supone la trasposición al derecho español de la directiva 2001/37/CE de 5 de junio y establece que, a partir del 1 de enero de 2004, cada cigarrillo no podrá tener contenidos superiores a 10 miligramos de alquitrán, 1 miligramo de nicotina y 10 miligramos de monóxido de carbono.

Los envases de estos productos llevarán impresa en su cara más visible una de las siguientes advertencias generales: "Fumar mata" o "Fumar puede matar" y "Fumar perjudica gravemente su salud y la de los que están a su alrededor".

En la otra cara más visible deberá recoger una advertencia adicional de un listado de 14: "Fumar acorta la vida", "Fumar obstruye las arterias y provoca cardiopatías y accidentes cerebrovasculares", "Fumar provoca cáncer mortal de pulmón", "Fumar durante el embarazo perjudica la salud de su hijo", "Proteja a los niños: no les haga respirar el humo de tabaco" y "Su médico y su farmacéutico pueden ayudarle a dejar de fumar".

La lista de advertencias sanitarias se completa con las siguientes: "El tabaco es muy adictivo: no empiece a fumar", "Dejar de fumar reduce el riesgo de enfermedades mortales de corazón y pulmón", "Fumar puede ser causa de una muerte lenta y dolorosa", "Ayuda para dejar de fumar: consulte a su médico o farmacéutico", "Fumar puede reducir el flujo sanguíneo y provoca impotencia" "Fumar provoca el envejecimiento de la piel", "Fumar puede dañar el esperma y reduce la fertilidad" y "El humo contiene benceno, nitrosaminas, formaldehido y cianuro de hidrógeno".

La advertencia general cubrirá al menos el 30% de la superficie exterior de la cara más visible de la unidad de envasado y la advertencia adicional al menos el 40% de la superficie exterior de la otra cara más visible correspondiente.

No habrá cigarillos 'light'

Además, a partir del 30 de septiembre de 2003 se prohíbe la utilización en los envases de textos, nombres, marcas e imágenes u otros signos, que den la impresión de que un determinado producto es menos nocivo que otros, como, por ejemplo, el término light o "suave".

Los productos del tabaco que no se ajusten a las disposiciones de este real decreto tendrán una prórroga para poder seguir comercializándose hasta el 30 de septiembre de 2003, en el caso de los cigarrillos, y hasta el 30 de septiembre de 2004, en los demás productos del tabaco.