Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESTADOS UNIDOS

Crean una 'web' con los nombres de 600 curas acusados de pederastia

La difusión de esta página coincide con el cónclave de los obispos en Washington para suavizar sus medidas contra los abusos de menores

Un grupo de fieles católicos de base tiene previsto colgar hoy en la Red una página con los nombres de al menos 600 curas estadounidenses que han sido acusados de abuso sexual a menores en los últimos seis años. La difusión de esta web coincide con la reunión que celebran desde el lunes en Washington los obispos estadounidenses de la Iglesia Católica para suavizar sus normas sobre disuasión y castigo del abuso sexual con el fin de acomodarlas a las indicaciones del Vaticano.

La lista con los nombres ha sido elaborada por los fundadores del movimiento Supervivientes Primero, grupo formado por parroquianos del área de Boston (Massachusetts) que defiende los derechos de las víctimas del abuso desde que estalló el escándalo. Paul Baier, uno de los promotores de la iniciativa, ha explicado que los 600 nombres son sólo una pequeña parte de los sacerdotes acusados de abuso sexual de menores -más de 2.000-, porque sólo se publicarán los nombres ya desvelados por la prensa o en procesos judiciales. "Hemos sido increíblemente cautos", ha asegurado Baier, quien ha añadido que la página también incluirá numerosos casos de acusaciones falsas vertidas en los últimos años contra sacerdotes católicos.

Sin olvidar la gravedad de lo ocurrido, Baier ha considerado que se ha exagerado en los medios de comunicación la dimensión del problema, dado que, de ser ciertas la totalidad de las 2.000 acusaciones, supondría que el 2,3% de los curas de EE UU son pederastas. Este cálculo se hace sobre la base de los 90.000 curas que había en activo en la Iglesia católica estadounidense en la pasada generación y no sobre los 46.000 que ejercen hoy el sacerdocio. La lista ofrecerá información sobre cada caso, con datos sobre la ciudad y diócesis a la que pertenece el acusado, y el resultado, si procede, del proceso judicial llevado a cabo en su contra.

Evitar problemas legales

En este último apartado, se incluirán cinco posibilidades: los condenados por abuso sexual, los que llegaron a un acuerdo sin reconocer su culpabilidad, los procesos pendientes por la vía penal, los procesos pendientes por la vía civil y otras situaciones. En algunos casos, se renunciará a publicar el nombre del sacerdote para evitar problemas legales, aunque habrá una referencia a las informaciones periodísticas o los documentos judiciales en los que se puede encontrar la identidad del acusado.

Recopilar esta información es completamente legal, según los expertos consultados por Supervivientes Primero, cuyo objetivo es, según Baier, "sacar a la luz la información correcta, que se conozcan los hechos, al margen de las emociones". Los miembros de esta organización católica están deseando compartir la información con la Comisión Nacional de la Iglesia católica estadounidense creada para analizar el impacto que los sucesivos escándalos sexuales han tenido en la sociedad. "Nos encantaría trabajar con la Iglesia sobre esta base de datos. Ellos tienen los archivos", ha manifestado Baier.

El presidente de la Conferencia Nacional de Obispos Católicos reunida en la capital estadounidense, Wilton Gregory, reconoció en la apertura de la reunión que los escándalos sexuales han producido una "seria fractura" en el seno de la Iglesia católica de EE UU. "Este año, al tiempo que hemos buscado la manera de afrontar el problema del abuso sexual en la Iglesia, hemos sufrido una seria fractura entre los obispos y los fieles, así como entre los obispos y los sacerdotes", dijo Gregory en su intervención inaugural.

Gregory también alertó de la necesidad de que la Iglesia se proteja de los ataques que sufrirá "de aquellos, incluso de entre los bautizados, que elegirán este momento para explotar la vulnerabilidad de los obispos e impulsar sus propios proyectos". Esta declaración a la defensiva fue criticada por otras asociaciones de víctimas, como la Red de Supervivientes a los Abusos de Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés), que acusó a la Conferencia de olvidar su política en favor de la tolerancia cero. La tolerancia cero fue aprobada en junio pasado en Dallas (Texas) en pleno huracán de casos de escándalos sexuales en el clero, pero según David Clohessy, líder de SNAP, el Vaticano "les ha obligado de manera contundente a batirse en retirada".