Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE incluirá fotografías de cadáveres, tumores y enfermos terminales en los paquetes de tabaco

La Comisión Europea pide a los estados miembros que prohíban fumar en espacios públicos

La UE incluirá fotografías de cadáveres, tumores y enfermos terminales en los paquetes de tabaco
ELPAIS.es

La Unión Europea (UE) incluirá en los paquetes de tabaco fotografías a color de cadáveres, tumores, dentaduras destrozadas o bebés prematuros para mostrar los peligros del tabaco y disuadir a los fumadores para que dejen ese mal hábito. El comisario de Sanidad, David Byrne, ha presentado hoy un banco con 42 imágenes escogidas a partir de las 2.100 que se habían presentado inicialmente, después de examinar su efecto entre ciudadanos de los 25 estados miembros, y teniendo en cuenta las diferencias culturales, de edad y de sexo. Ahora, cada estado miembro deberá decidir si obliga o no a los fabricantes a imprimirlas en las cajetillas. Irlanda y Bélgica han sido los primeros países en anunciar que lo harán en 2005.

Entre las más duras se encuentran el cuello de una persona afectada de un tumor de garganta y el de un pie con la etiqueta de la morgue. Para ilustrar la advertencia de que los fumadores mueren más jóvenes, se ha elegido el rostro de un cadáver cubierto por una sábana blanca. Otras fotos impactantes muestran un pulmón con cáncer, una operación a corazón abierto, enfermos agonizando o un niño exhalando humo. Todas ellas van acompañadas de un texto alusivo en blanco y rojo. Junto a las más crudas se proponen otras alegóricas, como una manzana podrida para simbolizar que fumar envejece la piel; una jeringuilla que representa el carácter adictivo del tabaco; una mujer con un carrito vacío que subraya que el tabaco reduce la fertilidad; o un cigarrillo doblado como metáfora de la impotencia sexual.

La posibilidad de introducir estas imágenes se recoge en la directiva europea sobre el tabaco, la misma que obliga a incluir un texto impreso que cubra al menos un 30% del frente del paquete y el 40% de la parte posterior. "Depende de los miembros decidir si aplican estas advertencias y cuando lo hacen. Yo quiero reclamar urgentemente a todos ellos a que comiencen a usarlas tan pronto como sea posible", ha indicado Byrne. Byrne ha destacado que experiencia de otros países que ya incluyen fotografías en los paquetes de cigarrillos, como Canadá, que lo hace desde 2000, demuestra que es "una medida efectiva y disuasoria". "Los estudios demuestran que tanto los fumadores como los no fumadores respaldan las imágenes de alerta, las consideran creíbles e informativas".

El ejemplo de Irlanda y Noruga

Junto con las imágenes, la Comisión Europea pide a los estados miembros que prohiban fumar en todos los espacios públicos, especialmente en lugares de trabajo y en bares y restaurantes, para avanzar en las políticas de control de tabaco y proteger a los fumadores pasivos. "Quiero instar a los gobiernos a que sigan el excelente ejemplo de Irlanda, Noruega y pronto Suecia. Creo que esta medida es efectiva en muchos niveles, especialmente porque desanima a los jóvenes", ha explicado el comisario. En este sentido, ha destacado la "positiva experiencia" de Irlanda, donde desde que se introdujo esta prohibición, 7.000 personas han dejado de fumar, otras 10.000 han reducido su consumo, y las ventas de cigarrillos han caído un 9%. "Además, no hay pruebas de que haya tenido un impacto negativo en el volumen de negocio de bares y restaurantes", ha añadido.

No obstante, ha rechazado que sea la Comisión la que presente una propuesta legislativa en este sentido. En su opinión, es preciso en primer lugar abrir un debate en los estados miembros y "construir esto de abajo a arriba y no al contrario". Byrne, que abandonará su cargo el 31 de octubre, ha señalado que la futura política europea antitabaco debería basarse en un aumento de los impuestos especiales, campañas de información más activas, mayor control para reducir todas las formas de publicidad del tabaco y obligar a los fabricantes a que revelen todos los ingredientes que contienen los cigarrillos y eliminar los más perniciosos. El objetivo debería ser reducir la tasa de fumadores en la UE, que según los últimas estadísticas supone el 33% de la población adulta, hasta situarla al menos en niveles similares a los de EE UU, del 22%.

El comisario de Sanidad ha destacado que los datos demuestran que el consumo de tabaco "está cayendo" en los Veinticinco, aunque "no se puede ser complacientes". Por ello, la Comisión lanzará una campaña mediática con un presupuesto de 72 millones de euros dirigida a los más jóvenes, ya que ocho de cada 10 fumadores empiezan entre los 12 y los 18 años. Byrne ha presentado además el informe Tabaco o salud en la UE, elaborado por expertos en salud, que contiene los últimos datos y recomendaciones para mejorar el control del tabaco. La coordinadora del estudio, Ann McNeil, de la Universidad de Londres, ha reclamado un incremento del presupuesto de la UE para luchar contra el tabaquismo. El informe señala que en los 25 países de la UE cada año mueren 650.000 personas como consecuencia del tabaco, una persona por minuto. El coste anual de las afecciones debidas al tabaquismo asciende a 100.000 millones de euros al año, un 1% del PIB comunitario.