Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA EDUCATIVA

El Gobierno ve "muy difícil" un acuerdo con los obispos sobre religión en la reforma educativa

La vicepresidenta afirma que, aunque al Ejecutivo le gustaría llegar a un pacto, tiene que gobernar "para todos" y de acuerdo con el Parlamento

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha admitido hoy que ve "muy difícil" llegar a un acuerdo con la Conferencia Episcopal Española (CEE) sobre el tratamiento que otorga la futura Ley Orgánica de Educación (LOE) a la asignatura de Religión. Tras descartar la posibilidad de entendimiento, Fernández de la Vega ha asegurado que al Ejecutivo "le hubiera gustado" cerrar un pacto con el Episcopado, pero ha recordado que "el Gobierno tiene la obligación de gobernar para todos los ciudadanos y de acuerdo con las decisiones que emanan del Parlamento".

Fernández de la Vega ha declarado a primera hora de la tarde, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, que ve muy difícil un posible acuerdo con la Conferencia Episcopal. Es más, la vicepresidenta primera del Gobierno ha señalado que "francamente" más bien se inclina "a pensar lo contrario" y, aunque ha asegurado que "las puertas del Gobierno siempre están abiertas al diálogo", ha precisado: "En este caso lo veo muy difícil, no lo creo". La vicepresidenta ha explicado que las relaciones entre el Gobierno y la jerarquía de la Iglesia Católica son frecuentes, "sobre todo a partir del mes de marzo". Pero, aunque desde entonces han mantenido varios encuentros con distintos miembros de la jerarquía eclesiástica, entre ellos con monseñor Ricardo Blázquez, presidente de la CEE, "ha habido diálogo, pero no ha habido acuerdo".

"Nos hubiese gustado que lo hubiese, pero no ha sido posible y lo lamentamos", ha añadido la vicepresidenta. Según ha afirmado Fernández de la Vega, el Gobierno, que lamenta no haber llegado a un acuerdo, "tiene la obligación de gobernar para todos los ciudadanos y de acuerdo con las decisiones que emanan del Parlamento y, por lo tanto, eso es lo que hay en relación a este tema". En es punto, "y por ir un poco más allá", la vicepresidenta ha recordado que el próximo sábado día 12 se celebra en Madrid una manifestación contra la reforma educativa, convocada por la confederación de padres católicos, en la que los obispos han llamado "a participar".

Protesta contra la reforma

"No es la primera vez que los obispos llaman a participar en una manifestación contra el Gobierno y créame que no lo digo con alegría, pero también creo que son ellos los que deben explicarse frente a los ciudadanos", ha sentenciado, para añadir que el Gobierno no se opone a la convocatoria, ya que nunca lo hace cuando "en democracia los ciudadanos ejercen un derecho" porque "respeta absolutamente" el ejercicio de este derecho fundamental. El arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, anunció el miércoles que hará un llamamiento a los curas para que este fin de semana pidan a los fieles que acudan a la protesta.

Sobre la LOE se ha pronunciado hoy el obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, en un comunicado en el que asegura que la reforma "no responde a los problemas reales que tiene planteados la educación en España en relación a la formación integral de los alumnos", al tiempo que subraya que "algunos de sus artículos recortan el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos". Asenjo opina que "recortan también la libertad de enseñanza garantizada por la Constitución y numerosos Tratados y Declaraciones internacionales además de que restringe la legítima autonomía de los centros".

Ayer, los centros concertados (que representan el 26% de las enseñanzas medias) se sumaron a la protesta del día 12 contra la LOE. La escuela concertada considera que la futura ley, ahora en trámite parlamentario, "lesiona gravemente" a sus colegios porque no contempla una financiación suficiente, lo que les condena a una "progresiva asfixia económica". El Congreso rechazó ayer las enmiendas a la totalidad presentadas por el PP y CIU.