Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carne de ballena enlatada para perros, a la venta en Japón

Su mercado interno no da abasto para consumir toda la producción. Las capturas de este país se realizan en fraude de la moratoria internacional

La caza de ballenas en Japón es tan alta en estos momentos que la demanda no da abasto para consumir toda la producción. Ante el colapso de mercancía sin vender en los almacenes, una empresa ha comenzado a fabricar comida para perros con su carne, según afirma un informe de la asociación ecologista británica Whale and Dolphin Conservation Society. En el documento, la WDCS afirma además que el número de capturas de ballenas se ha doblado en los últimos 10 años.

Pese a la prohibición que rige en todo el planeta para la caza de ballenas, y aunque Japón abandonó formalmente la caza de cetáceos en 1986 en el marco de la moratoria internacional, siguió pescándolos de hecho. Para ello se ampara en la investigación científica. Y aunque las organizaciones ecologistas advierten desde entonces -hace ya 20 años- de que Japón utiliza la ciencia como excusa para incumplir los tratados, el nivel de capturas se ha disparado en los últimos años: si en 1998 el ritmo de capturas se situaba en 673 toneladas, según la organización ecologista, el pasado año fueron 4.800 las descargadas en los puertos nipones.

Demasiada carne de ballena, acumulándose en los almacenes

La actividad es tan frenética en los balleneros japoneses que la WDCS calcula que otras 1.700 toneladas anuales entrarán en el mercado en los próximos ejercicios. Y eso, en un contexto de caída de los precios. ¿Qué hacer con tanta carne? La cantidad acumulada en los almacenes es tan grande que el gobierno nipón busca salidas comerciales, y ha llegado incluso a subvencionar hamburguesas y filetes de ballena para los menús de los comedores escolares.

La situación del mercado de una carne cuya captura está en teoría autorizada sólo para usos científicos es tan mala, que la organización ya ha detectado al menos una empresa nipona que utiliza las ballenas como comida para perros. En su página web se advierten las propiedades que esta carne tiene para las mascotas -se dice que es "orgánica, segura y saludable"- y se asegura que proviene de las mismas factorías que la procesan para el consumo humano.

El director científico de la organización, Mark Simmonds , afirma que "la pesca de ballenas es una actividad cruel, y el hecho de que Japón esté matando a esos animales para producir comida para perros es sorprendente". Simmons concluye recordando que "hemos oído muchas excusas de Japón durante años, acerca de por qué la pesca de ballenas es necesaria, pero lo que nunca habían declarado es que necesitan matar ballenas para alimentar perros".