Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El PP celebra su primera boda homosexual

El alcalde de Ourense, del Partido Popular, oficia el matrimonio del concejal de Cultura del Ayuntamiento, José Araújo

El Partido Popular votó en contra del proyecto de ley que permite el matrimonio de las parejas homosexuales en España y que fue aprobado en abril del 2005 en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, gracias a esta modificación del Código Civil, un concejal popular ha podido casarse con su pareja, Nino Crespo, hoy en Ourense. Se trata de José Araújo, responsable de Cultura del Ayuntamiento gallego, y lo ha hecho en una ceremonia oficiada por el alcalde, Manuel Cabezas, que también es del PP.

La pareja ha llegado a la plaza mayor de Ourense unos minutos antes de las dos de la tarde, poco después de que se celebrasen otros tres matrimonios civiles en la sede consistorial. El aforo estaba al completo: familiares y amigos -entre los que se encontraban casi todos los concejales del PP de la localidad gallega, portavoces y ediles del BNG y del PSOE-, pero además el presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo y el presidente provincial, José Luis Baltar. También ha asistido a la ceremonia el presidente de la Asociación Nacional de Gays y Lesbianas, Rafael Serrano, quien ha destacado la "trascendencia" de este matrimonio, que rompe "la imagen conservadurista que Galicia tiene en el resto del Estado", pero que además también es insólita por el hecho de que la "boda esté oficiada por primera vez por un alcalde del PP" y José Araújo sea el primer edil del partido que se casa con su pareja del mismo sexo.

Núñez Feijóo ha explicado que ha querido asistir a la cita por ser la ceremonia a través de la cual "un compañero de partido y amigo decidió regularizar su situación afectiva". Sobre posibles presiones en el PP en relación con las bodas civiles de políticos con su pareja del mismo sexo, el presidente de los populares gallegos ha manifestado "tener muy claro" que la libertad sexual "no puede utilizarse para hacer política ni para obtener réditos electorales".