Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Ministros aprueba la Ley de Dependencia, "un nuevo derecho universal"

Caldera asegura que se trata de una ley "hecha por todos y para todos"

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el proyecto de Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, el calificado como "cuarto pilar del estado de bienestar". El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, ha presentado el proyecto, que a su juicio garantiza "un nuevo derecho universal" y que prevé la creación de un Sistema Nacional de Dependencia para atender al más de un millón de personas que no pueden valerse por sí mismas.

El proyecto aprobado hoy viajará ahora al Congreso de los Diputados para su tramitación parlamentaria. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha afirmado que "el Gobierno está convencido de que con esta ley comenzamos a cimentar el futuro del cuarto pilar del Estado del Bienestar".

El ministro, por su parte, ha relatado someramente algunos de los puntos de la Ley, asegurando que entrará en vigor el 1 de enero de 2007 y tendrá carácter universal, es decir, afectará a todas las personas que lo necesiten "con independencia de su lugar de residencia", actualmente algo más de un millón de personas en España. Caldera ha asegurado que la Ley quiere atender una demanda social para que "no haya un abuelo desatendido y solo en su casa". "Eso no ocurrirá más", ha sentenciado, porque "tendrán garantizada atención personal y compañía".

A partir de su entrada en vigor, todas las personas que atiendan de alguna persona dependiente podrán solicitar el amparo del Sistema, que "evaluará" el grado de dependencia y "determinará la cuantía de las ayudas". Caldera ha asegurado que se trata de "un nuevo derecho universal" que será financiado por el Estado y que permitirá la creación de "300.000 empleos directos y varios cientos de miles indirectos".

Caldera también ha destacado que el proyecto de ley es "fruto del diálogo social, está hecha entre todos y para todos" y que cuenta con el visto bueno del Consejo Económico y Social, del Consejo de Estado -"cuyas aportaciones se han incorporado"-, con el "principio de acuerdo de las comunidades autónomas y las corporaciones locales" y espera que salga del Congreso con "un amplio apoyo parlamentario, con el consenso total". Para ello, ha expresado que el Gobierno tiene la "mano tendida".

El mayor esfuerzo inversor del Gobierno

También la vicepresidenta ha elogiado la puesta en marcha del proceso de la futura ley, que viene a sumarse a otros derechos de gran calado social, como en su día lo fueron el derecho a la educación y a la asistencia sanitaria gratuita y universal y el derecho a las pensiones. "Añadimos el cuarto derecho social de nuestro tiempo, el del reconocimiento a la atención a las personas dependientes, bien sea por su avanzada edad o por algún tipo de minusvalía", ha dicho. De la Vega ha destacado que en 15 años pueden ser "un millón y medio" las personas dependientes, lo que justifica "el mayor esfuerzo inversor de este Gobierno". La ley costará unos 1.400 millones de euros anuales hasta 2015.

Por su parte, la secretaria de Política Social y Bienestar del PP, Ana Pastor, ha mostrado hoy su apoyo a la futura Ley de Dependencia, pero ha matizado que espera se "enriquezca" en términos económicos durante su tramitación parlamentaria al tiempo que exigió conocer cual será su financiación para 2007 y 2008. En todo caso, ha apelado a "la generosidad del Gobierno y del PSOE", porque "solo será una buena ley cuando cuente con el apoyo de todos".