Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASO SEVERO OCHOA

Un informe del Colegio de Médicos concluye que no se pueden atribuir las muertes a la sedación

El documento identifica cuatro casos de 72 en los que hubo "mala práctica médica" por ser las sedaciones contraindicadas

Un informe del Colegio Oficial de Médicos de Madrid exculpa a los médicos de Hospital Severo Ochoa de Leganés (Madrid) al concluir que "no es posible afirmar o negar con certeza absoluta si la causa directa de la muerte de alguno de los pacientes sedados fue la medicación administrada". Sin embargo, al mismo tiempo el documento confirma la existencia de casos de mala praxis en la sedación de pacientes terminales. Concretamente habla de 20 casos de sedación a pacientes en coma profundo, diez en las que se hizo la sedación sin identificar el síntoma y cuatro en las que este procedimiento estaba contraindicado. La Consejería de Sanidad de Madrid cesó en sus cargos en 2005 a varios responsables del centro hospitalario a causa de este caso.

El informe, cuyas conclusiones ha avanzado la presidenta de la Asociación de Víctimas de Negligencias Sanitarias (AVINESA), María Antonia Moral, fue encargado por el juzgado número 7 de Leganés, que lleva el caso, que ha citado a la presidenta del Colegio de Médicos de Madrid, Juliana Fariña, el próximo día 12 para informar sobre su elaboración. El estudio ha sido realizado sobre 72 historias clínicas del Severo Ochoa, "la mayoría" de ellas, indica, de "pacientes con una patologías muy graves y una expectativa de muerte a muy corto plazo".

"Dosis injustificadamente altas"

Entre las conclusiones figura que "existe una identificación errónea entre la instauración de medidas paliativas justificadas en la mayoría de los pacientes y la aplicación de sedación terminal" y que "se han realizado sedaciones terminales con dosis injustificadamente altas de medicamento y en asociaciones potencialmente peligrosas, lo que ha generado una situación de riesgo innecesario adicional a los pacientes de muerte por depresión respiratoria".

"Pese a ello -dice también- no es posible afirmar o negar con certeza absoluta si la causa de la muerte de alguno de los pacientes sedados fue la medicación administrada". Del análisis caso a caso, el informe señala que "existen 20 historias clínicas en las que se ha hecho sedación terminal en pacientes que, por estar en coma profundo, eran innecesarias si no están indicadas" y que "ello constituye una mala práctica médica". Sin embargo, la Sociedad Española de Cuidados Paliativos acepta esta práctica.

Añade que "existen 10 historias clínicas en las que se ha hecho sedación terminal sin identificar el síntoma refractario o no se emprendía tratamiento específico de control antes de iniciar la sedación terminal, y por tanto no estaban indicadas". Dice además que "existen cuatro historias clínicas en las que la sedación estaba contraindicada", 24 "en las que consideramos que la sedación terminal estaba indicada", cinco "en las que no se llegó a realizar sedación terminal" y nueve sobre las que los médicos que han realizado el informe no han llegado a "un consenso sobre indicación o no indicación de sedación terminal". Por último, en los 24 casos restantes la sedación era la indicada.

Cita a la presidenta del Colegio

El informe se ha realizado sobre 72 de las 73 historias clínicas en las que una comisión de expertos creada por la Consejería de Sanidad encontró en mayo de 2005 sedaciones "inadecuadas o no indicadas", después de que el anterior mes de marzo se recibieran dos denuncias anónimas sobre supuesta mala práxis en la administración de fármacos a pacientes terminales del Hospital de Leganés. El magistrado titular del juzgado número 7 de Leganés dictó más tarde, el 27 de marzo de este año, una providencia en virtud de la cual se excluyó de la investigación uno de los casos, después de que el ministerio fiscal pusiera en conocimiento del juez la decisión del Juzgado número 3 de esta localidad de sobreseer la querella por un supuesto delito de imprudencia profesional relacionada con la sedación de un paciente de 78 años.

Por otra providencia, dictada hoy mismo, el magistrado cita a la presidenta del Colegio Oficial de Médicos de Madrid para el 12 de junio próximo "a los fines de poder informar, al Juzgado y a las partes, del proceso de selección de peritos y de elaboración del informe". Para ese mismo día ha citado a los peritos que firman el informe "para ratificación del mismo y aclaración de cuantos extremos les puedan plantear las partes o este Juez instructor". Para todo ello, y "dada la previsible extensión de la diligencia acordada", señala también los días 13 al 16 y 19 de junio.

Lamela dice que el informe avala su actuación

El consejero de Sanidad, Manuel Lamela, ha dicho tras conocer el informe que éste confirma que la actuación de su departamento en este caso fue la correcta. Lamela ha apuntado que este estudio es más "amplio, concreto y exhaustivo" que el realizado por el Comité de Expertos designado por su Consejería.

Ha agregado, en este sentido, que el informe conocido hoy concreta más los casos de sedaciones no indicadas, establece que hubo mala praxis médica y aunque "dice que no se aprecia relación causa-efecto señala que tampoco se puede decir exactamente lo contrario". Por lo tanto, para Lamela es un informe "que deja claro que las actuaciones que tomó la consejería de sanidad son las que había que tomar en beneficio del interés de los ciudadanos y del buen funcionamiento del sistema sanitario".

Más información