Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los matemáticos entregan sus premios 'Nobel' en Madrid

Cuatro científicos de menos de 40 reciben de manos del Rey la medalla Fields, el máximo galardón de la especialidad

El 25º Congreso Internacional de Matemáticos, la máxima cita mundial de esta especialidad, ha arrancado hoy en Madrid con la presencia de más de 3.000 científicos de 126 países. El Rey Juan Carlos ha entregado esta mañana el premio más prestigioso de las matemáticas, la medalla Fields, a tres investigadores: el ruso Andrei Okounkov, el francés Wendelin Werner y el australiano Terence Tao. El cuarto galardonado, el también ruso Grigori Perelman, lo ha rechazado.

Este premio se creó en 1936 con el objeto de estimular la investigación. Sólo puede recibirlo matemáticos de hasta 40 años. Hasta ahora se le ha entregado a 44 personas. Nunca nadie lo ha rechazado. Hasta ahora. Perelman, que demostró la conjetura enunciada por Henri Poincaré en 1904, ha hecho sus primeras declaraciones públicas en varios años precisamente para asegurar, entre otras cosas, que no iba a recoger el premio. El matemático, que vive con su madre en las afueras de San Petersburgo, ni siquiera ha viajado a Madrid.

"[El premio] es completamente irrelevante para mí. Cualquiera puede entender que si la prueba es correcta no se necesita ningún otro reconocimiento", ha comentado a un par de periodistas de The New Yorker. A lo largo de la entrevista, publicada ayer por la revista estadounidense, el matemático ruso vierte su desencanto sobre una profesión que dice haber abandonado porque está decepcionado. "No creo que nada de lo que pueda decir interese a la gente", asegura Perelman. En cualquier caso, la Unión Matemática Internacional le premiará de todas formas por "sus contribuciones a la geometría y su profundización revolucionaria en la estructura geométrica y analística del flujo de Ricci".

Junto a él, han sido galardonados otros tres matemáticos, que sí ha recogido la medalla de manos del Rey. Werner, de 38 años y origen alemán, es profesor en la Universidad de París Sud Orsay (Francia); es el noveno francés en recibir este premio, que gana por "sus contribuciones al desarrollo de la evolución probabilística de Loewner, la geometría del movimiento browniano en dos dimensiones y por la teoría conforme de campos".

Tao, de 31 años, es profesor en la Universidad de California Los Ángeles (Estados Unidos). Ha sido premiado por "sus contribuciones a la ecuaciones en derivadas parciales, al análisis armónico y la teoría de los números". Okoundov, de 37 años, es profesor en la Universidad de Princeton (Estados Unidos). Ha sido premiado por sus trabajos sobre la "interacción entre la teoría de probabilidad, la teoría de representación y la geometría algebraica".

Además, el estadounidense Jon Kleinberg, de 35 años, recibe el premio Nevanlinna por sus trabajos sobre la Sociedad de la Información e Internet, y el japonés Kiyoshi Ito, de 90, el premio Gauss por sus trabajos sobre modelos de sucesos aleatorios.

Don Juan Carlos ha señalado hoy en su discurso de inauguración que las matemáticas son un instrumento básico para comprender el mundo, un pilar "indiscutible" para la educación, y una herramienta "imprescindible" para asegurar el progreso en beneficio de la humanidad.