Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno anuncia un acuerdo con la Iglesia que eleva al 0,7% la aportación voluntaria del IRPF

El Ejecutivo empezará a aplicarle el IVA a la compra de bienes muebles e inmuebles

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha anunciado hoy cómo será el nuevo modelo de financiación de la Iglesia tras el acuerdo al que ha llegado el Ejecutivo con la Conferencia Episcopal. El porcentaje del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) que podrán dedicar voluntariamente a la Iglesia los ciudadanos pasará del 0,52% actual al 0,7% —los obispos pedían el 0,8%—. Tal y como exigía la Unión Europea, el Gobierno aplicará el IVA a la Iglesia.

El pacto, alcanzado "en las últimas horas", suprime la dotación directa del Estado a la Iglesia, según ha anunciado De la Vega en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que ha aprobado el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del año que viene.

El pacto supone "un cambio muy importante en el modelo de financiación entre Estado e Iglesia"; los obispos tendrán que presentar a partir de ahora una memoria justificativa sobre cómo emplean el dinero que reciben del IRPF. Respecto al pago del IVA en las compras de bienes muebles e inmuebles, se trataba de una exigencia de la Comisión Europea, que emitió en diciembre de 2005 un dictamen amenazando al Gobierno con recurrir al Tribunal de Justicia de Luxemburgo si Madrid no aplicaba el derecho comunitario.

"Moderadamente satisfecha"

Hasta poco después de las siete de la tarde, la Iglesia no ha confirmado el acuerdo anunciado horas antes por el Ejecutivo; la Conferencia Episcopal ha emitido una nota en la que indica que "a esta hora de la tarde (19.00) la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal puede comunicar que, respecto a la financiación de la Iglesia Católica en España, se ha llegado con el Gobierno a los siguientes puntos del acuerdo".

Fuentes oficiales aseguran que la Iglesia está "moderadamente satisfecha" con los cuatro puntos del acuerdo y añade que faltan por desarrollar algunos aspectos de esta ley. En cuanto a la petición de una mayor transparencia solicitada por el Gobierno, las fuentes oficiales no han expresado problema alguno.

Según explicó a finales del año pasado De la Vega, los Presupuestos de 2006 ya incluían el compromiso de la Conferencia Episcopal y el Gobierno de "renegociar el sistema de financiación" de los obispos este año. Las conversaciones comenzaron la pasada primavera; fue entonces cuando el presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, hizo pública la primera reclamación de los obispos: elevar del 0,52% al 0,8% el porcentaje del IRPF que los ciudadanos que lo deseen dediquen a la Iglesia marcando la casilla correspondiente. El vicepresidente económico, Pedro Solbes, declaró entonces que ese porcentaje le parecía "excesivo".

En el modelo vigente hasta ahora, el Ejecutivo añade cada año, vía Presupuestos, alrededor de 30 millones de euros porque el porcentaje de personas que rellenan la casilla de la Iglesia en la declaración de la renta se ha ido reduciendo año a año, de manera que no se cubren los ingresos previstos por esta vía. Los obispos recaudaron así en 2002 —son los últimos datos disponibles— 133 millones, 105 por el IRPF y 27 con ese plus extraordinario que ahora el Gobierno elimina. Subiendo al 0,8%, la Iglesia calculaba obtener 168 millones, aunque esa cifra debería revisarse porque cada vez menos gente marca la casilla en sus impuestos. En 1993 lo hacía el 42, 73% de la población; en 2002, el 34,32%; en 2004, 33,46%.