Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un guía musulmán se disculpa después de comparar a las mujeres con trozos de carne

La Asociación de Musulmanes Libaneses de Australia ha inhabilitado al jeque a dar sermones durante un periodo de tres meses en su mezquita de Sydney

El jeque Taj al-Din al-Hilaly, considerado por algunos el guía espiritual de la comunidad musulmana en Australia, ha pedido disculpas por su comentario sobre las mujeres que van por la calle sin "hiyab" (velo islámico), que ha causado una gran polémica entre los australianos. "Pido perdón sin reservas a cualquier mujer que se haya sentido ofendida por mis palabras. Yo sólo pretendía proteger el honor de la mujer", según Al-Hilaly.

Hace un mes, Taj al-Din al-Hilaly pronunció un sermón escrito en árabe y titulado Por qué los hombres fueron mencionados antes que las mujeres por el delito del robo y las mujeres antes que los hombres por el pecado de la fornicación ante 500 fieles en Sydney con motivo del inicio del ramadán.

Reacciones en contra

Durante su discurso el jeque comentó: "si pones carne sin cubrir en la calle, o en el jardín, o el parque, o el patio trasero, y vienen los gatos y se la comen, ¿de quién es la culpa, de los gatos o de la carne descubierta?" y añadió que "el problema es la carne descubierta. Si la mujer hubiera estado en su habitación, en su casa, con su 'hiyab', no hubiera ocurrido el problema". Cuando estalló la polémica el jeque explicó que su sermón había sido traducida de forma incompleta.

Sin embargo, la polémica ya estaba servida y entre las muchas reacciones surgidas, el ministro australiano de Hacienda, Peter Costello, manifestó que estos comentarios "invitan a la gente a tratar a las mujeres de forma degradante y deshumanizante". Costello afirmó que los líderes de las iglesias Católica y Anglicana de Australia nunca habrían hecho comentarios de ese tipo y animó a los musulmanes a condenarlos.

Por su parte, el primer ministro australiano, John Howard, también consideró "inaceptables" los comentarios del jeque Taj al Din al-Hilaly, considerado por algunos el guía espiritual de la comunidad musulmana en Australia. En declaraciones a la emisora Southern Cross Howard declaró que "lo que ha hecho es inaceptable y tan fuera de lugar con no sólo la opinión de la mayoría de los australianos, sino la opinión de la mayoría de los musulmanes".

La Asociación de Musulmanes Libaneses, grupo que acoge a los principales clérigos musulmanes del país, ha inhabilitado al jeque a dar sermones durante un periodo de tres meses en su mezquita de Lakemba, en Sydney.

En Australia viven casi 300.000 musulmanes, que conforman un 1,5% de la población total del país, según el censo del 2001.