Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Canibalismo cósmico a 4.000 millones de años luz

Un telescopio de la NASA capta un agujero negro en proceso de engullir una estrella

Un telescopio espacial de la NASA -Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio- ha descubierto un agujero negro en el proceso de engullir una estrella en una galaxia a 4.000 millones de años luz de la Tierra. El episodio ha sido observado durante los últimos dos años en la constelación de Bootes por el telescopio orbital Galaxy Evolution Explorer de la NASA, según un informe publicado ayer por la revista Astrophysical Journal Letters. Ese telescopio es sensible a dos bandas de longitud de onda diferentes y con ello ha logrado detectar el destello que proviene del centro de la galaxia.

Los agujeros negros son cuerpos masivos con una fuerza gravitatoria tan poderosa que ni siquiera la luz puede escapar de ellos. Se cree que la mayoría acechan en el centro de todas las galaxias y en la Vía Láctea, que alberga al Sistema Solar.

Los científicos opinan que ese agujero negro es como un volcán dormido. Según los astrónomos, la estrella se acercó demasiado al agujero negro y fue mutilada por su fuerza de gravedad. Algunas partes de la estrella fueron engullidas por el agujero, lo que provocó un destello ultravioleta captado por el satélite.

El telescopio fue construido por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, que es el que dirige la misión. Científicos del Instituto Tecnológico de California analizan los datos recogidos por el observatorio.