Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La extinción de una divinidad del río Yangtsé

El delfín blanco chino, una de las dos especies de cetáceos de agua dulce del mundo, podría haber desaparecido para siempre

Varios especialistas examinan un delfín blanco del río Yangtze, en un acuario en la ciudad china de Wuhan, en junio de 2002.
Varios especialistas examinan un delfín blanco del río Yangtze, en un acuario en la ciudad china de Wuhan, en junio de 2002. AP

El delfín blanco del río Yangtsé, una de las dos únicas especies de cetáceos de agua dulce del mundo y localizada únicamente en este río del sur de China, podría haberse extinguido ya, a juzgar por los resultados de la infructuosa búsqueda de ejemplares llevada a cabo por un equipo de científicos chinos y extranjeros. El delfín blanco, considerado por la tradición china una divinidad del río Yangtsé, parece no haber podido hacer frente a la transformación de su hogar durante más de 25 millones de años. Este río se ha convertido en la China actual en el principal canal de transporte fluvial y en uno de los ríos más contaminados del país.

Según informa hoy la agencia oficial Xinhua, tras 39 días de búsqueda por el río, el equipo de biólogos, compuesto por más 30 expertos, ha tenido que reconocer que no ha encontrado ni un solo animal. "Si se confirma que el delfín de aleta blanca se ha extinguido, se trataría del primer cetáceo que desaparece como consecuencia de la actividad humana", ha declarado Wang Ding, subdirector del Instituto de Hidrobiología de la Academia China de Ciencias.

El responsable, sin embargo, ha insistido en que, aunque los científicos ya han cubierto un tramo de 3.400 kilómetros a lo largo del río, todavía no debe perderse la esperanza.

No obstante, y aunque aún quedara algún ejemplar del delfín, tampoco sería garantía de su supervivencia, han advertido expertos del grupo de extranjeros presentes en el equipo, y provenientes de Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Alemania y Suiza.

El delfín blanco, considerado por la tradición china una divinidad del río Yangtsé, parece no haber podido hacer frente a la transformación de su hogar durante más de 25 millones de años. Este río se ha convertido en la China actual en el principal canal de transporte fluvial y en uno de los ríos más contaminados del país.