La Generalitat aprueba un decreto para regular la práctica de las terapias naturales

El decreto, pinoero en Europa, afectará a más de 5.000 profesionales de la acupuntura, shiatsu y otras terapias

AGENCIAS Barcelona 30 ENE 2007 - 09:04 CET

El Consejo Ejecutivo de la Generalitat de Cataluña va a aprobar hoy un decreto, pionero en Europa, para regular las terapias naturales como la acupuntura, el shiatsu y diferentes tipos de masajes, que en Cataluña han sido utilizadas alguna vez por el 30% de la población y regularmente por el 67% de los pacientes crónicos. El objetivo es regular la actividad de los 5.000 profesionales que se dedican a estas terapias para que todos los que ejerzan tengan acreditada su capacidad.

Según ha avanzado el departamento de Salud, el proyecto de decreto regulará 3.500 establecimientos, 60 escuelas y 5.000 profesionales de las terapias naturales a través de la nueva Comisión Asesora para la Regulación de las Terapias Naturales, que englobará a colegios profesionales, entidades representativas del sector y usuarios.

El objetivo de la norma es establecer los requisitos técnicos y la formación específica que deberán acreditar las personas y los centros que ejerzan estas terapias. El decreto es pionero porque no existe una norma internacional única. En una declaración muy vaga, la Organización Mundial de la Salud, en un informe de 2004, apoya el uso de las terapias naturales siempre que representen un beneficio para el paciente.

El decreto va dirigido a los prácticos, es decir, los que no han recibido una titulación universitaria adecuada, y quedan fuera los profesionales sanitarios (médicos y enfermeros). Regulará la acupuntura, las terapias orientales similares, las terapias con criterios naturistas y las manuales, como el shiatsu o la reflexología podal. “El objetivo es que todo el mundo sepa a quién tiene delante cuando se le practica una terapia natural", explicó ayer Rafael Manzanera, director de Recursos Sanitarios del Departamento de Salud.

Así, quienes se quieran dedicar profesionalmente a estas terapias, deberá cursar estudios en una de las 60 escuelas de formación y superar un examen. Los que ya estén trabajando en ello, también deberán acreditar sus conocimientos, por medio de un examen si no se tiene al menos cinco años de experiencia y de alguna otra manera si se supera este límite.

La norma, que se empezó a negociar hace dos años, ha causado malestar entre los fisioterapeutas, que tienen que estudiar una carrera para ejercer su trabajo mientras que para otras terapias manuales bastará este decreto y una corta formación. Temen el intrusismo laboral y no descartan recurrirlo. En cambio, el colegio de enfermería no tiene objeción al proyecto. CC OO se opone y pide que se regule por ley y no mediante decreto.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana