Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Noruega desvela los planos de un silo acorazado y excavado en la roca que albergará millones de variedades de semillas

La construcción pretende proteger la diversidad genética agrícola de la amenaza del cambio climático

Ilustración del silo acorazado que Noruega planea construir para proteger tres millones de semillas. CROPTRUST

Tras un cataclismo planetario los supervivientes tratan de recuperar el modo de vida perdido: reconstruir infraestructuras, salvar obras de arte, libros y sobre todo alimentos. En este futuro quizá no tan hipotético se ha fijado el Gobierno noruego para crear una suerte de Arca de Noé con semillas de prácticamente todas las variedades vegetales cultivables. Los planos de dicha instalación, una cámara acorazada excavada 120 metros en la roca que se construirá a poca distancia del Polo Norte (en el archipiélago noruego de Svalbard), han sido difundidos hoy.

“Este diseño nos sitúa más cerca de garantizar la seguridad del recurso natural más importante del mundo”, ha señalado en un comunicado de prensa el director ejecutivo de Global Crop Diversity Trust, Cary Fowler. Dicha fundación cofinanciará la construcción de la cámara acorazada y pagará el trasporte de las semillas desde países en vías de desarrollo hasta el archipiélago ártico.

Está previsto que los trabajos de construcción comiencen en marzo y terminen en septiembre de este año. La instalación debería estar funcionando en invierno de 2008.

La ubicación en la zona ártica se ha elegido pensando en los hipotéticos efectos del anunciado calentamiento global. Similar a la cámara funeraria de un faraón egipcio, el silo estará ubicado en el corazón de una montaña a 130 metros sobre el nivel del mar. Así se trata de prevenir los daños que podría acarrear la subida del nivel del mar desencadenada por los deshielos de Groenlandia y la Antártida.

Los científicos consideran, además, que el aumento de la temperatura del aire afectará más lentamente al permafrost (la capa de tierra congelada de los primeros estratos del suelo en zonas cercanas a los polos).

“Incluso un cambio climático a lo largo de 200 años no afectará significativamente a la temperatura del permafrost”, ha declarado el director de proyecto, Magnus Bredeli Tveiten, del departamento de Obras Públicas de Noruega.

Tres millones de muestras de semillas

El silo albergará, en dos cámaras, tres millones de muestras de semillas de todo el mundo. Será construido mediante barrenos y perforación.

La puerta de entrada será una estrecha estructura de metal y cemento (con forma de triángulo si se ve de lado), iluminada con una instalación artística que cambiará de color según cambien las luces de la atmósfera ártica.

“En los meses de verano la entrada brillará como una gema en mitad del sol de medianoche, mientras que en invierno, cuando el sol no brilla, destellará suavemente, con luces cambiantes”, ha indicado Tveiten.

Vigilancia y seguridad

Los promotores de la idea han decidido que no tenía sentido tratar de ocultar la ubicación del silo. Confían en que la población de la zona dará aviso de cualquier circunstancia extraña.

Además, unas compuertas acorazadas de varias hojas protegerán la entrada y un circuito cerrado de vídeo vigilará en todo momento el recinto.

“Esperamos que el interés despertado por el silo acorazado sirva para aumentar la concienciación de la necesidad de conservación y de un uso sostenible de nuestros recursos genéticos”, ha indicado el ministro noruego de Agricultura y Alimentación, Terje Riis-Johansen.