Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos descubren que los ratones pueden regenerar el cabello tras una herida

Los resultados de la investigación, publicados en la revista 'Nature', podrían ayudar en el diseño de tratamientos para las heridas, pérdida de pelo y trastornos degenerativos de la piel

Un equipo de científicos de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) ha descubierto que los ratones adultos pueden regenerar los folículos capilares y el cabello tras una herida. Según publica hoy la revista científica británica Nature, los resultados ayudarán a resolver el debate que, desde hace 50 años, plantea la posibilidad de que los folículos del cabello puedan regenerarse.

Los resultados de la investigación podrían ayudar al diseño de nuevos tratamientos para las heridas, la pérdida de pelo y otros trastornos degenerativos de la piel. Durante la última mitad del siglo XX, la mayoría de las investigaciones científicas apuntaban a que los folículos, la parte de la piel que da crecimiento al cabello, de los mamíferos se formaban sólo durante la etapa de desarrollo y que la pérdida de éstos en los adultos es permanente.

Dirigido por el científico George Costarellis, el estudio demuestra que las heridas capilares de los ratones expuestas a una vía de control celular alterada conocida como WNT potencia la formación de nuevos folículos capilares, mientras que inhibir esta ruta de señalización tras la regeneración del cabello previene la formación de nuevos folículos.

La ruta WNT es el dispositivo que una célula normal necesita activar para iniciar un proceso de crecimiento celular y está involucrada en el desarrollo de los folículos del cabello y en su ciclo de crecimiento.

La investigación sugiere que las heridas capilares generan un estado de la piel similar al embrionario que proporciona una vía para la regeneración del cabello.

Según los investigadores, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, la piel de los mamíferos responde a las heridas con plasticidad y una capacidad regenerativa mucho mayor de la que previamente se pensaba.