Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Ingenio' y 'Paz', los dos nuevos satélites de España

Los aparatos, que estarán operativos a partir de 2012, permitirán observar la Tierra y mejorar la defensa nacional

Los ministros de Defensa y de Industria, Comercio y Turismo, José Antonio Alonso y Joan Clos, han firmado un convenio gracias al que España construirá dos nuevos satélites para la observación de la Tierra y para la mejora de cuestiones como la defensa nacional o la evaluación de catástrofes. Con ello España se convierte en el primer país europeo con un sistema dual de observación, óptico y radar, de doble uso, civil y militar. Estos dos satélites se unen a los seis con los que ya cuenta el país.

Los aparatos estarán operativos en 2012 y se desarrollarán en España a partir del Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite, que han presentado José Antonio Alonso, ministro de Defensa, y Joan Clos, ministro de Industria, Comercio y Turismo. Entre las principales aplicaciones que tendrán ambas máquinas están el control de vertidos marítimos, la ordenación del territorio, la evaluación de catástrofes, incendios forestales o el control fronterizo.

El equipo denominado Ingenio estará formado por sensores ópticos para cumplir con fines civiles. Realizará 100 imágenes diarias de la Tierra, de entre 2,5 y 10 metros de resolución. En cuanto a sus dimensiones, medirá tres metros de largo y uno de base, y pesará 300 kilogramos. Su gestión correrá a cargo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI) y la Agencia Europea del Espacio (ESA). Costará 190 millones de euros.

El satélite Paz, por otra parte, tendrá sensores de radar y captará 64 imágenes diarias con un metro de resolución, hasta en las condiciones metereológicas más adversas. En este caso, estará gestionado por el Ministerio de Defensa y costará 135 millones de euros.

Ambos orbitarán entre 500 y 700 kilómetros de altura frente a los 36.000 kilómetros a los que orbitan los satélites de telecomunicaciones. Gracias a su sistema dual, se podrán captar fotografías de la Tierra las 24 horas del día. Todos los datos recogidos llegarán a los Centros de Maspalomas (Canarias) y Madrid.

El reducido grupo de fabricantes

Además de aplicaciones como el control de vertidos, planificación de infraestructuras o cartografía de alta resolución, ambos satélites permitirán dotar de "independencia y autonomía a España en la observación de la Tierra", tal y como ha explicado el ministro José Antonio Alonso. Asimismo, ha añadido que ayudarán a "la mejora de la seguridad de las tropas españolas en el exterior, la protección civil en España, el control de las fronteras y la detención de vertidos en el mar".

Por su parte, Joan Clos ha destacado que "España lucirá con orgullo su pertenencia al reducido grupo de fabricantes de satélites" gracias a los nuevos ingenios. Con esta aportación, aumenta la contribución española al programa europeo Global Monitoring Environmental and Security (GMES), la principal iniciativa europea en cuanto a observación de la Tierra. Asimismo, gracias a estos dos satélites, España cubre sus necesidades en cuanto a observación y telecomunicaciones, situándose en el más alto nivel mundial en cuanto a recursos espaciales.

Por otra parte, las imágenes que capten los satélites se podrán comercializar a través de la empresa Hidesat para dar servicios como cartografía, agricultura o infraestructuras, según ha señalado su consejero delegado, Roberto López.