Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía también declara a Gerry McCann sospechoso de la muerte accidental de su hija

Los padres de Madeleine no podrán abandonar el país ni la residencia que han facilitado en Portugal, más de cinco días sin autorización policial

La policía ha declarado también sospechoso al padre de Madeleine, Gerry McCann, tras interrogarle durante más de ocho horas, según ha anunciado su abogado, Carlos Pinto. La madre de la niña británica desaparecida el 3 de mayo, Kate McCann, fue considerada igualmente sospechosa el viernes, después de 16 horas de interrogatorio.

Los padres de Madeleine son ahora "sospechosos formales" en la desaparición de su hija con control de identidad y residencia, lo que quiere decir que no podrán abandonar el país ni la residencia que han facilitado en Portugal, más de cinco días sin autorización policial.

Según publica en su edición de este sábado el diario portugués Jornal de Notícias, los padres de Madeleine serán interrogados la semana próxima por el ministerio público portugués que podrá presentar el caso ante el juez de instrucción criminal para que pueda tomar medidas cautelares más graves contra el matrimonio McCann.

Situación ambigua

El letrado de Gerry McCann ha declarado tras salir de las dependencias policiales junto al padre de Madeleine que "la investigación continuará con toda serenidad".Por su parte, un portavoz de la pareja, David Hughes, ha asegurado que no se han formulado cargos contra la pareja y ha afirmado que, en principio, "los interrogatorios han concluido, aunque no hay nada establecido".

Según Hughes, las más de ocho horas de interrogatorio, que transcurrieron en dos periodos, y la declaración de sospechoso han sido "frustrantes" para Gerry McCann, de 39 años, "que lo que mas quiere es a su hija" y que pese a todo, "se siente fuerte y animado". El portavoz ha admitido que la situación de los padres de Madeleine es un poco ambigua y adelantó que, por su condición de sospechosos, se abstendrán de hacer declaraciones a la prensa.

Entrada la noche, otra portavoz de la familia contó a los periodistas cuál fue la reacción de Kate tras salir de la comisaría: "Está horrorizada de pensar que alguien pueda creer que mató a su hija", dijo McGuiness. Luego añadió que había preguntado a la pareja si habían dado somníferos a los niños, y que su respuesta fue: "Nunca les daríamos, ni les dimos, ni les daremos". Cuestionada sobre si los McCann pagarán al prestigioso penalista portugués que han contratado con su propio dinero o con el fondo de ayuda que ha recaudado la fundación, señaló: "Aun no lo han decidido, lo están estudiando".

Muerte accidental

Gerry McCann, el padre de la pequeña, llegó a la comisaría de Portimao (Portugal) para iniciar su declaración como "testigo" tras la salida de su esposa, entre abucheos de algunos curiosos que se agolpaban en la puerta.

"Creen que tienen pruebas para demostrar que, de alguna forma, ha estado implicada en la muerte de su hija, lo que, por supuesto, es completamente absurdo. Han sugerido que se ha encontrado sangre en un coche que (los McCann) alquilaron 25 días después de que Madeleine fuera secuestrada", ha afirmado la portavoz, Justine McGuinness.

La madre de Madeleine fue interrogada por primera vez sola después de recibir los análisis de restos de sangre y muestras biológicas recogidas en algunos objetos de los padres y en el apartamento turístico de la cercana Playa de la Luz, donde desapareció la niña.

La policía parecía ayer más cerca que nunca de demostrar su tesis oficiosa: que Madeleine murió la noche del 3 de mayo en el apartamento del Ocean Club (probablemente a causa de un accidente o de un homicidio involuntario) y que sus padres y los amigos de estos (tres parejas de británicos que cenaron noche en el restaurante con ellos y que, según ha dicho la prensa portuguesa, bebieron 14 botellas de vino -a 1,7 litros por cabeza-) decidieron fingir un rapto para ganar tiempo y hacer desaparecer el cuerpo de la pequeña. La policía sospecha que los padres administraron somníferos a los niños, y que Madie pudo morir a causa de una sobredosis.

Oficialmente las autoridades no han revelado los resultados de los análisis practicados en el Reino Unido, aunque sospechan que Madeleine está muerta y algunos medios lusos aventuraron este jueves que los restos de sangre analizados pertenecen a la niña.

"Mi esposa es completamente inocente"

Gerry McCann, el padre de Madeleine, afirmó este viernes en su blog, que su esposa es "completamete inocente". "Todo el mundo sabe que Kate declaró ayer como testigo ante la policía portuguesa". Para el padre de la niña desaparecida, se trata sólo de la segunda vez que se le toma declaración a su esposa, aunque fue "un día muy largo". Aún así, Gerry McCann explica que la audiencia duró menos tiempo que la segunda vez que él compareció ante la policía, cuando fue preguntado por los agentes durante 13 horas.

'Arguida', con indicios sólidos de estar implicada

La figura legal de arguido, sospechoso, con la que la policía ha declarado a Kate y Gerry Mc Cann, significa que tiene más protección legal. Los padres de Madeleine podrán ser asistidos por un abogado durante los interrogatorios y podrán negarse a responder a las preguntas. Además si la policía quiere tomar medida cautelares, como detenerlos, necesitarán el permiso de un juez. La hipótesis que manejan las fuerzas de seguridad es que Madeleine sufrió un accidente y murió la noche en que se la dio por desaparecida. Los padres, asustados, pudieron haber desviado la atención de los agentes inventando la historia del rapto.

Más información