Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un alto mando de la policía británica pide que se legalicen "todas" las drogas

Considera que la actual estrategia no ofrece resultados y la tacha de "inmoral"

El negocio del tráfico de drogas es el que más dinero genera (sólo por detrás del petróleo); los estupefacientes son más baratos y abundantes que nunca. Ante estos hechos, uno de los máximos responsables de la policía británica afirma que se está perdiendo la guerra contra el tráfico de drogas y opina que legalizar todas es la única solución. La noticia es portada hoy en el diario británico The Independent.

La legalización total es lo que propone Richard Brunstrom, jefe de las fuerzas de seguridad en el norte de Gales, en un informe que remitirá hoy al ministerio del Interior británico. El número de consumidores de droga se ha disparado al tiempo que los delitos relacionados con el narcotráfico están en auge, señala el informe citado por The Independent.

"Si las políticas sobre drogas, en el futuro, deben ser pragmáticas y no moralistas, motivadas por la ética y no por el dogmatismo, entonces la actual estrategia prohibicionista tendrá que ser abandonada tanto por inoperante como por inmoral y reemplazada por un sistema unificado, basado en la evidencia (que incluya de manera especial al tabaco y al alcohol) y que se centre en la minimización del daño que sufre la sociedad", señala Brunstrom en su informe.

El primer ministro Gordon Brown ya ha expresado en varias ocasiones que la batalla contra la droga se intensificará en su actual estrategia. "Enviaremos el mensaje claro de que las drogas nunca van a ser despenalizadas", señaló el primer ministro a los militantes de su partido.

Los conservadores también rechazaron la propuesta. David Davis (el que sería su ministro de Interior, de llegar al poder, ya declaró que lo más efectivo sería crear un cuerpo de policía de fronteras para detener la entrada de droga en el país y expandir la red de centros de desintoxicación, señala el diario.