Thomas Beatie revela en televisión que su mujer lo inseminó artificialmente en casa

El transexual embarazado explica que decidió conservar los órganos reproductores femeninos porque "quería tener hijos"

EFE Nueva York 4 ABR 2008 - 02:34 CET

Thomas Beatie, el transexual norteamericano que está embarazado, ha revelado este jueves en el programa de Oprah Winfrey que fue su esposa, Nancy, quien le realizó la inseminación artificial en casa para sentirse "más cómodos", después de que la pareja sufriera un primer aborto en el verano de 2007.

Beatie, que se encuentra en su sexto mes de gestación y está esperando una niña, ha concedido su primera entrevista en televisión para el programa de Winfrey, donde ha asegurado que decidió contar él mismo su historia "antes de que los medios de comunicación hicieran sensacionalismo con ella".

Criado en Hawai (EEUU), donde su madre se suicidó cuando él tenía doce años, el entrevistado ha explicado que cuando decidió cambiar de sexo, a los 24 años, no quiso quitarse los órganos reproductores femeninos, "porque la paternidad siempre fue un sueño para mí, y sabía que en algún momento querría tener hijos". "Comprendo que mi situación puede ser sorprendente, pero es posible, y la gente tiene que estar preparada para aceptarla porque el embarazo es sólo un proceso y todo ser humano tiene derecho a decidir si quiere tener hijos biológicos", ha añadido Beatie ante las preguntas de Winfrey.

Buena salud

Durante el programa, emitido en horario de máxima audiencia, se emitieron imágenes grabadas de su vida diaria en su casa de Bend (Oregón), incluyendo una revisión médica en la que el futuro padre exclama: "¡no puedo creer que ella está dentro de mí, es un milagro!".

Las dos hijas fruto del anterior matrimonio de Nancy han acudido también al programacomo invitadas para apoyar a la pareja, a la que definieron como "modélica", y afirmaron que su futura hermanastra crecerá feliz porque "tendrá unos padres maravillosos que se quieren muchísimo". "No obstante, y aunque somos una familia de lo más normal", continuaron, "nos da miedo que la gente no lo sepa entender".

La ginecóloga que trata a Thomas, Kimberly James, ha entrado en el programa por videoconferencia, y aseguró que no está preocupada por su reputación, porque "desde que les conocí sentí que debía hacerme cargo de su salud, ya que son un matrimonio muy leal que merece cuidados médicos de calidad, como todas las personas". James ha descrito el caso como "un embarazo normal", y ha insistido en que el bebé "no corre peligro" por el hecho de que el padre haya estado tomando testosterona durante años, porque, "ahora, sus niveles hormonales son completamente normales, y lo único que importa es que la niña está sana".

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana