Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando el desmentido es la noticia

Los desmentidos del ciberrobo más grande de la historia o de la caja negra del Spanair hacen furor

Que Internet es un caldo de cultivo para que se extiendan los bulos más disparatados no es ninguna novedad. Tampoco es inusual que en el verano, con la sequía informativa, aumente el riesgo de que uno de estos bulos se cuele en los medios de comunicación más reputados. Pero lo que se está convirtiendo en una innovación es que la noticia no sea el bulo en sí sino el desmentido del mismo

El bulo del Best Western

Esto es lo que ha ocurrido en los últimos días con dos presuntas noticias cuya veracidad casi todo el mundo puso en duda desde el primer momento. La primera surgió el pasado lunes, 25 de agosto. Varias agencias de noticias se hacían eco del mayor ciberrobo informático de la historia. La cadena hotelera Best Western habría sufrido la sustracción de datos de ocho millones de clientes, de todos los que se habían alojado en alguno de sus 1.312 hoteles desde comienzos de 2007. Y la noticia iba más allá: los datos personales y bancarios, robados por un hacker indio, habían caído en manos de la mafia rusa que iba a sacar un provecho económico de 3.500 millones de euros al subastarlos en el mercado negro.

La noticia original provenía de una investigación del diario escocés Sunday Herald. Los tabloides sensacionalistas británicos la recogieron en sus ediciones. Ninguno de ellos se preguntó por detalles tan gruesos como el de cómo podía ser posible que un diario casi regional hubiera realizado una investigación tan amplia, las conexiones del periodista con ese misterioso hacker indio o el método empleado por la mafia rusa para subastar los datos (¿por eBay? ¿en Sotheby's?). La noticia en sí apenas tuvo reflejo en los medios. En España, tan sólo las ediciones digitales de algunos medios y blogs le dedicaron espacio. La cadena hotelera, por boca de su consejero delegado en Reino Unido, David Clarke, procedió el martes a desmentirla, en un post en el propio Sunday Herald. Tras acusar al periodista de sensacionalista, el directivo aclaró que sólo se había detectado un incidente el 21 de agosto pasado en un hotel en Alemania, en el que, debido a un virus, quedaron expuestos los datos de diez clientes, aunque no constaba que nadie hubiera accedido a ellos. El desmentido fue rebotado por casi todas las agencias internacionales, entre ellas Bloomberg o Asociatted Press y publicado por diarios de todo el mundo pese a que, en su mayor parte, no habían dedicado una línea a la noticia original.

La segunda gran falsa exclusiva de la semana ha sido la revelada por el canal de televisión argentino Todo Noticias (TN) que recreaba la supuesta conversación entre el piloto y el copiloto del Spanair instantes antes de que se accidentara en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

La cadena Ser y los diarios El Mundo y Público, que se habían hecho eco de la exclusiva en sus ediciones digitales, contactaron luego con el periodista autor del mezquino montaje y convirtieron sus declaraciones revelando la estafa, junto al vídeo con la conversación simulada, en la auténtica noticia. Es decir, el villano convertido en protagonista y héroe por antonomasia. La noticia del desmentido apareció en numerosos medios internacionales y, en particular, en los diarios argentinos.

No es la primera vez que ocurre que el desmentido se convierte en noticia. En abril, muchos diarios picaron y reprodujeron un teletipo de una agencia de prensa internacional sobre un avispado adolescente de 13 años que había corregido los cálculos de la NASA sobre la trayectoria del asteroide Apophis advirtiendo del peligro de colisión con la Tierra. Pero fueron muchos más los que, sin haberse hecho eco de tan burda patraña, dedicaron páginas al discreto desmentido que realizó la NASA. Y lo mismo sucedió con la falsa noticia de que el multimillonario norteamericano Donald Trump había dejado una propina de 10.000 dólares en una cena.

El viejo lema periodístico de que sólo se desmienten las noticias que se publican parece haber pasado a mejor vida. El desmentido es ahora la noticia.

Los últimos bulos

1.- Cierra con la llave tu coche. Una banda internacional de delincuentes ha inventado un aparato que capta el código de cierre del coche cuando se acciona el mando a distancia para abrir o cerrar el vehículo.

2.- Obama y McCain. Los candidatos a la presidencia de Estados Unidos son blancos preferidos para todo tipo de bulos. De Obama se dice desde que no nació en Estados Unidos, que es el Anticristo anunciado en la Bibliay hasta que rehuyó el contacto de los soldados rasos en su visita a Afganistán y sólo habló con oficiales de rango superior.

3.- Una importante marca de enjuague bucal es en realidad el repelente para mosquitos más poderoso del mundo.

4.- Si pones varios teléfonos móviles junto a granos de maiz y los haces sonar, las radiaciones que desprenden al recibir las llamadas los convierten en palomitas.

5.- El acceso a Facebook y otras redes sociales es cada vez más lento por el excesivo número de usuarios.

Más información