Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rouco asegura que el laicismo radical acabó en el nazismo

El presidente de los obispos y cardenal de Madrid ha intervenido en el Sínodo, que se celebra en Roma

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) cardenal de Madrid, Antonio Rouco Varela, ha vuelto a cargar contra el Estado moderno que "en su versión laica radical" desembocó en el siglo XX en el comunismo y el nazismo, y ha asegurado que la posmodernidad "ha agravado la concepción moderna del hombre, de la sociedad y del orden político-jurídico en sus aspectos más negativos". Rouco ha hecho estas declaraciones en una intervención en la XII Asamblea General del Sínodo de Obispos que se está celebrando en el Vaticano y en la que participan cerca de 250 obispos del mundo y que tiene como tema La palabra de Dios en la vida y en la misión de la Iglesia.

En opinión, de Rouco, la posmodernidad ha agravado la concepción moderna del hombre y de la sociedad y una prueba de ello es el tratamiento legal dado al derecho a la vida, "como si el Estado pudiera disponer ilimitadamente de él". El cardenal de Madrid ha agregado que la cultura moderna se caracteriza por la concepción inmanente del hombre y del mundo, sin referencia ni explícita ni implícita a Dios. En este panorama desolador del ser humano, Rouco ha añadido que se ha dado paso al "nihilismo existencial" y a la "dictadura del relativismo ético". Ante esta perspectiva "urge dar una respuesta cultural del Evangelio" que, "en un diálogo sincero entre fe y razón, haga presente en la vida pública" que "Dios es amor".

En esta jornada, también ha intervenido el cardenal de Toledo, Antonio Cañizares Lovera, quien puso el acento en la catequesis, "insustituible y fundamental" para la transmisión de la palabra de Dios.

La mujeres piden "igualdad"

Coincidiendo con el Sínodo, varias organizaciones de mujeres católicas han exigido hoy en una rueda de prensa "igualdad" de participación de las mujeres en la Iglesia y los mismos derechos. Además, Angelica Fromm, del Movimiento Somos Iglesia, ha declarado que "de la misma manera que hace 400 años Teresa de Ávila pedía a la jerarquía que dejara de ignorar a las mujeres por su condición de tal", ellas piden a los obispos que asisten al Sínodo que reconozcan que la Biblia contempla esa igualdad.

Después de esta rueda de prensa, una docena de mujeres vestidas con los colores violeta y blanco de las primeras cristianas, se trasladaron a la plaza de San Pedro donde distribuyeron pasquines con sus reivindicaciones.