El desarrollo económico de los últimos diez años no ha reducido la pobreza en España

Cerca de un 20% de los hogares tiene serias dificultades para llegar a fin de mes y más de la mitad hace sacrificios para seguir adelante

AGENCIAS / ELPAíS.com Madrid 28 OCT 2008 - 14:50 CET

El crecimiento económico y del empleo en los últimos quince años no ha reducido la pobreza ni las desigualdades, ya que uno de cada cinco hogares españoles, un 17% de estos, continúa viviendo bajo el umbral de la pobreza, que afecta de forma severa a medio millón de familias, con problemas además de exclusión. Según el VI Informe sobre exclusión y desarrollo social en España 2008, de la Fundación Foessa, casi a mitad de la población española sufrió en algún momento durante los últimos siete años algún periodo de pobreza, lo que sitúa a este sector como el colectivo que podría verse afectado por la crisis económica.

El informe define como pobres a aquellas personas que perciben menos de 6.895 euros anuales, que supone el 60% de los ingresos medianos netos, es decir, el punto medio entre los que más perciben y los que menos. La pobreza extrema queda definida por un cantidad cercana a la mitad. En España hay 8,5 millones de pobres, lo que supone que un 19,7% de la población española vive con 574 euros al mes, una cifra de pobreza que no ha variado en la última década.

La principal conclusión del informe es que el crecimiento de la actividad económica reflejado en el crecimiento del Producto Interior Bruto durante los últimos diez años, no ha tenido efecto sobre la redistribución de la riqueza ni la mitigación de la pobreza. El documento radiografía la situación de los ocho millones de personas que padecen esta situación en nuestro país, mas de un millón y medio de las cuales malviven en la pobreza extrema.

Temporalidad y privaciones

Un aspecto interesante del estudio hace referencia a los indicadores de privación. Un 49,2% de los hogares españoles no puntúa en ninguno de los indicadores utilizados, es decir: no presenta problemas graves. Sin embargo, un 18,6% presenta un único problema, típicamente no poder permitirse una semana de vacaciones fuera de casa. Un 13,7% presenta dos problema (no poder irse de vacaciones y no poder hacer frente a imprevistos) y un 18,5% de la población, casi uno de cada cinco sumaba a estos problemas serios problemas para llegar a fin de mes. El documento destaca que un 56% de las personas incluidas en la muestra que obtuvieron un contrato temporal en m1998, aún no habían logrado uno indefindo siete años más tarde, en 2005.

Durante la presentación del informe de esta mañana, Víctor Renes, coordinador del Servicio de Estudios de Cáritas Española, ha destacado que el crecimiento económico registrado desde mediados de los años 90 y la notable creación de empleo que le ha acompañado, no han dado lugar a importantes reducciones de desigualdad. Ha añadido que los hogares pobres destinan un 84,2% de sus ingresos mensuales a la compra de vivienda. Si se trata de alquiler, este esfuerzo supone el 48,9% de los ingresos mensuales de los hogares pobres.

Por su parte, Luis Ayala, profesor de Economía Aplicada de la Universidad Rey Juan Carlos, ha comentado que este último informe de Foessa (el anterior es de 1994) concluye que por primera vez en España, en la última década las desigualdades no se reducen como ocurrió en la década de los 80 o en los primeros años de los 90. A renglón seguido, ha explicado que buena parte de la riqueza en España reside en activos inmobiliarios, mientras el 43% de los españoles tiene deuda por este motivo y que del 20% de ciudadanos que concentran la riqueza en España el 88% son trabajadores por cuenta propia.

"No tenemos la protección social que merecemos"

Asimismo, Ayala aseguró que las remuneraciones no han crecido en los últimos años lo suficiente como para reducir la pobreza y señaló que el 13% de los trabajadores a tiempo completo están por debajo del umbral de la pobreza. El profesor de la Universidad Rey Juan Carlos también ha lamentado que en los últimos años el gasto social haya bajado y que en España se apliquen peores políticas de distribución de la riqueza. "No tenemos la protección social que nos merecemos", ha sentenciado.

Finalmente, Miguel Laparra, profesor titular de la Universidad Pública de Navarra, ha apuntado que el perfil de la persona que sufre pobreza severa en España es el de un varón en paro, así como de hogares con personas de edades intermedias con carga familiares, inmigrantes no comunitarios y de la Europa del Este y gitanos.

España es, junto a Reino Unido, donde han aumentado más las tasas de pobreza permanente y de pobreza crónica y respecto a la pobreza transitoria, afectó al 42 por ciento de la población, en la que se incluyen personas que experimentaron dos o más episodios de pobreza durante siete años consecutivos. El informe también detecta que uno de cada cinco hogares que no tienen problemas económicos, sí se enfrenta a problemas de exclusión social y de garantía de derechos fundamentales.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana