Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aprobada la nueva Selectividad que permitirá subir nota con una prueba voluntaria

El Consejo de Ministros da luz verde a la reforma de los exámenes de acceso a la universidad, que incluyen una prueba oral de idiomas

El Consejo de Ministros ha aprobado esta mañana la reforma de las pruebas de acceso a la Universidad. Entre las principales novedades, que ya adelantó EL PAÍS destaca la regulación del acceso directo a la Universidad de los titulados de Formación Profesional de Grado Superior y la posibilidad de realizar exámenes suplementarios en materias relacionadas con las carreras deseadas para subir la nota. Las notas de la prueba suplementaria tendrán una validez de dos años.

La estructura de la prueba cambia. Habrá una primera fase con cuatro pruebas más un segundo examen tipo test sobre una materia relacionada con la carrera que el estudiante elija para subir la nora. Las pruebas presentan como novedad un examen oral de idioma (inglés, alemán, francés, italiano o portugués) que entrará en vigor en 2012, es decir, dos años más tarde de la aplicación de la nueva Selectividad para que los centros adapten a esta prueba la metodología de enseñanza del idioma. Las Universidades podrán también subir la ponderación de las notas en algunas materias que consideren especialemente relevantes para las carreras a las que los alumnos opten.

Asimismo, por primera vez, los titulados en Formación Profesional de Grado Superior y en enseñanzas de régimen especial podrán acceder directamente a la Universidad, mientras que los mayores de cuarenta años podrán hacerlo acreditando su experiencia laboral. "Es necesario adaptar a los cambios y nuevas necesidades de los alumnos y la sociedad la forma en la que nuestros jóvenes ingresan en la Universidad", señaló la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Dos fases para la prueba

La nueva selectividad se dividirá en dos fases. La primera, igual que la actual, consistirá en el examen de las materias comunes (Lengua Castellana y Literatura, Lengua extranjera, Historia o Filosofía y, en su caso, Lengua oficial). Sin embargo, se añade a esta primera prueba un examen de una asignatura de modalidad elegida por el alumno, es decir, una materia especializada de una de las tres vías por la que los estudiantes de Bachillerato optan (Artes, Ciencias y Tecnología o Humanidades y Ciencias Sociales).

Para la calificación de esta prueba, ambos ministerios han determinado que cada examen se puntúe de cero a diez y, para poder acceder a la universidad, el alumno necesita sacar al menos un cinco de media en la primera fase. Excepcionalmente, para aquellos que tengan una media en Bachillerato superior al seis, se mantendrá el actual aprobado con un cuatro.

La segunda fase de la selectividad está enfocada para aquellos alumnos que quieran competir por una plaza en la titulación con más demanda. De tal forma, tendrán la opción de subir nota haciendo exámenes tipo test sobre otras materias de modalidad diferentes a la ya examinada en la primera fase, que deberán estar relacionadas con la carrera a la que aspira, aunque no tiene por qué haberse cursado en el Bachillerato, y que serán determinadas por cada universidad al comienzo de cada curso.

Préstamos

Además, el Consejo de Ministros ha aprobado hoy a la suscripción del convenio entre el Ministerio de Ciencia e Innovación con el Instituto de Crédito Oficial, que permitirá desarrollar la línea ICO-Préstamos Renta Universidad y mejorar su financiación. Con la línea de préstamos para masteres universitarios ligados a renta futura, se da continuidad a la iniciativa del Gobierno puesta en marcha en el curso 2007-2008 de implantar un sistema complementario al general de becas que permita ayudar económicamente a los jóvenes graduados que deseen cursar un master.

"Se han triplicado los fondos y se ha incrementado el límite máximo del préstamo que va ligado a la duración del máster y se ha aumentado el número de países y el plazo de amortización", ha explicado De la Vega, para añadir que a esta iniciativa, dotada de 150 millones de euros para este curso 2008-2009, se podrán acoger un total del 12.000 estudiantes universitarios. Así, para un master de 120 créditos en una universidad española el préstamo podrá alcanzar el importe de 28.800 euros y en el caso de que este se curse en una universidad extranjera del Espacio Europeo de Educación Superior o en los nuevos países incorporados, EEUU y Canadá, podrá ser de hasta 34.800 euros.