Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Estación Espacial Internacional cumple diez años aún sin acabar

La ISS, situada a 380 kilómetros de altura sobre el suelo, seguirá en construcción durante al menos los próximos dos años

La Estación Espacial Internacional (ISS) ha alcanzado ya una masa de 284 toneladas y una capacidad interior de 707.000 metros cúbicos; es una estructura montada en órbita módulo a módulo y pieza a pieza por los astronautas y los ingenieros desde que se lanzó al espacio el primer componente hace hoy diez años. La NASA y sus socios en el proyecto (Europa, Japón y Canadá son los principales) lo celebran hoy con satisfacción y la vista puesta en los al menos dos años más de trabajo que tienen por delante para completar ese campamento espacial que da una vuelta a la Tierra cada hora y media a 380 kilómetros de altura sobre el suelo.

El pistoletazo de salida de la estación, tras años de preparación y cambios de planes - y de nombre de la base -, fue el lanzamiento del módulo ruso Zarya el 20 de noviembre de 1998. Poco después, en diciembre de ese mismo año, se puso en órbita la estructura estadounidense Unity, que se acopló al primero formando el núcleo alrededor del cual ha ido creciendo la ISS. Un total de 29 misiones de construcción de los transbordadores espaciales y dos de naves rusas han hecho el trabajo.

"Con la ISS hemos aprendido muchas cosas y vamos a aplicar ese conocimiento para volar a la Luna y a Marte", ha declarado desde la estación Mike Fincke, comandante de la tripulación actual. "Todo lo que estamos aprendiendo aquí cerca de casa, sólo a 380 kilómetros del planeta, lo podemos aplicar en la Luna, a 380.000 kilómetros".

En la ISS viven ahora - en turnos de unos seis meses- tres astronautas, pero a partir de la próxima primavera la tripulación residente aumentará a seis, gracias a las nuevas instalaciones que están montando allí los astronautas de la misión en curso del Endeavour. Al grupo permanente se añaden de vez en cuando otros siete astronautas que llegan en un transbordador estadounidense ?dos o tres cuando van en una Soyuz? para trabajar allí unos días. También de vez en cuando han llegado a la base turistas de pago, a bordo de las naves rusas.

La Agencia Europea del Espacio (ESA), con la participación incluida de España, tiene en la ISS un módulo laboratorio, el Columbus, estrenado este mismo año. Además ha diseñado, construido y ensayado con éxito en un primer vuelo reciente, un carguero espacial de alta tecnología, el ATV. Japón tambien tiene allí unas dependencias: el módulo Kibo.