Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los científicos ponen cara a Nicolás Copérnico

Un grupo de científicos aseguran que unos restos encontrados en Polonia en 2005 pertenecen al célebre astrónomo

Un grupo de científicos han realizado una reconstrucción del rostro de Nicolás Copérnico a partir de un cráneo encontrado en 2005
Un grupo de científicos han realizado una reconstrucción del rostro de Nicolás Copérnico a partir de un cráneo encontrado en 2005 AP

Cualquier chaval sabe quién es Nicolás Copérnico. Pero no está tan claro que la gente logre poner cara al astrónomo que revolucionó el mundo científico con sus teorías sobre el sistema solar allá por los albores del siglo XVI. Este jueves un grupo de arqueólogos han anunciado que una osamenta descubierta en 2005 en el norte de Polonia pertenece a Copérnico (1473-1543).

El hallazgo se ha producido gracias a que los científicos polacos y suecos han estudiado el código genético de dos cabellos y un diente. Los resultados han sido contrastados con el esqueleto hallado en una excavación en Frombork. A raíz de ese descubrimiento el grupo de investigadores han realizado una reconstrucción digital de cómo puede haber sido Copérnico. Los resultados muestran el rostro de un hombre con nariz aguileña, ojos hundidos y una cicatriz en la frente, justo por arriba de la ceja derecha.

"Dos de los 12 cabellos encontrados tienen la misma secuencia de genes que el diente del cráneo y los huesos hallados en Frombork", ha señalado Marie Allen, de la Universidad de Uppsala (Suecia). "Estamos seguros que los restos hallados en esa excavación pertenecen a Nicolás Copérnico", ha agregado en conferencia de prensa el arqueólogo Jerzy Gassowski.

Astrónomo, matemático, jurista y físico, Copérnico nació en Torun, una localidad al noroeste de Varsovia. Los anales históricos situaban su muerte, a los 70 años, en la prusiana Frombock, pero no se había detallado el lugar exacto de su entierro ni la fecha precisa del suceso. Con su Teoría heliocéntrica del sistema solar, Nicolás Copérnico abrió el camino a la ciencia moderna. De hecho, esta teoría, que entre otras cosas señala que los cuerpos celestes tienen ciclos y que los planetas orbitan alrededor del Sol, es considerada una de las más importantes en la historia de la ciencia occidental.