Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Rumbo al Polo Sur sin barreras

Tres personas con una discapacidad recorrerán a partir de mañana 250 kilómetros sobre la Antártida.- La expedición trata de demostrar la capacidad de los que tienen una minusvalía

Un momento de los entrenamientos en la playa de los participantes de la expedición.
Un momento de los entrenamientos en la playa de los participantes de la expedición. ELPAÍS.com

Una expedición española se ha planteado el reto de recorrer 250 kilómetros sobre la Antártida y alcanzar el Polo Sur el próximo 27 de enero. A los montañeros les esperan tres semanas del verano austral en una de las zonas más inhóspitas del planeta, con temperaturas de hasta menos 40 grados y vientos máximos de 300 kilómetros por hora. Además, esta expedición cuenta con otro objetivo añadido: demostrar la capacidad de los discapacitados. Y es que en el grupo de expedicionarios marchan tres personas con minusvalías físicas.

Se trata del biólogo Xavier Valbuena, de 44 años, que perdió una pierna en un accidente de moto; Jesús Noriega, representante de una multinacional alemana, de 34, al que le falta una mano de nacimiento; y el técnico deportivo Eric Villalón, de 35, que sólo tiene una capacidad visual de un 5%. Junto con los guías Ramón Larramendi e Ignacio Oficialdegui componen la expedición Polo Sur sin límites, financiada por la obra social de La Caixa.

La supuesta "normalidad"

El presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, ha presidido este lunes una emotiva despedida al grupo, que este martes tomará un avión rumbo a Punta Arenas, en Chile, desde donde comenzará su aventura con un trineo de 60 kilos a rastras. Eric Villalón ha explicado durante el acto que "cualquiera puede tener un accidente y perder un miembro. Eso no es un impedimento para vivir. No hay que tener límites, simplemente hay que contar con los instrumentos y los ánimos para conseguir los objetivos que nos proponemos", ha afirmado Villalón. El montañero ha reclamado a la sociedad que abandone la imagen estereotipada de la supuesta "normalidad" física basada en "las barbies y en los kens".

Un triple desafío

La aventura ha supuesto un año y medio de intenso entrenamiento, que ha incluido correr, realizar ejercicios de fuerza y resistencia dentro de una piscina y pasar largos periodos de tiempo dentro de una cámara de congelación a menos 25º para que el cuerpo se adaptara al clima antártico. Además, también han esquiado por la arena durante dos horas al día arrastrado un lastre parecido al trineo que llevarán a lo largo de la expedición. El reto no sólo será deportivo, también supone un desafío científico, ya que por primera vez se tomarán muestras para analizar los niveles de contaminantes orgánicos e inorgánicos y para constatar la vida bacteriana atrapada en el hielo antártico.

El presidente de la Generalitat ha destacado que la experiencia lanza un claro mensaje de superación personal a las nuevas generaciones: "si queremos, podemos". El presidente de la Obra Social de La Caixa, Jaume Lanaspa, ha asegurado a los expedicionarios que cuando estén en la "inmensa soledad" de la planicie antártica habrá muchas personas pensando en ellos y en su proeza.

La iniciativa Polo sur sin límites cuenta con los directores científicos Josep Maria Gili y Montserrat García, que ha recalcado que se trata de un "reto social" de superación física y mental de gran dificultad para cualquier deportista.