Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Vaticano exige al obispo negacionista que se retracte públicamente

De no pedir disculpas, la Santa Sede amenaza con volver a excomulgar a Richard Williamson

Madrid / Ciudad del Vaticano

El Vaticano ha ordenado este miércoles al obispo lefebvriano que niega el Holocausto, el británico Richard Williamson, que se retracte de sus palabras inequívoca y públicamente si quiere seguir siendo prelado de la Iglesia católica. En un comunicado de la Secretaria de Estado, la Santa Sede también asegura que el Papa Benedicto XVI "desconocía" la posición de Williamson "en el momento de revocar la excomunión" a éste y otros tres obispos de la Fraternidad de San Pío X el mes pasado.

El Vaticano exige asimismo a la Fraternidad de San Pío X, fundada por el arzobispo cismático Marcel Lefebvre, que si desea ser reconocida por la Santa Sede es "indispensable" que reconozca plenamente el Concilio Vaticano II.

Richard Williamson descartó recientemente, en una entrevista con un medio sueco, la posibilidad de que seis millones de judíos murieran a manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y estimó que a lo sumo hubo "entre 200.000 y 300.000 muertos en campos de concentración, pero ninguno en cámaras de gas".

El pasado 24 de enero, Benedicto XVI rehabilitó a Williamson y a otros tres obispos de la Fraternidad de San Pío X, buscando resolver un largo cisma dentro de la Iglesia. Los cuatro, consagrados por el fallecido Lefebvre en 1988, estaban excomulgados por su oposición a aceptar las doctrinas de la Iglesia aprobadas en el Concilio Vaticano II. El grupo perdonado por el Papa se distingue por su antisemitismo y mantiene posiciones tridentinas contra el Islam, la homosexualidad y el protestantismo, informa Juan Gómez.

Una rectificación más allá de las disculpas

Las críticas de miembros de la Iglesia al polémico obispo han arreciado en los últimos días junto con las de las comunidades judías en todo el mundo, críticas de las que tampoco se ha librado el Papa por su decisión de perdonarlo. El Rabinato de Israel ha cortado todos sus lazos con la Santa Sede de forma indefinida en protesta por la decisión papal. La canciller alemana, la democristiana Angela Merkel, pidió ayer a Benedicto XVI que "deje bien claro que no se puede negar" el Holocausto. Para Merkel, el Vaticano "no ha explicado satisfactoriamente" la decisión de revocar la excomunión de Williamson. La negación del Holocausto es un delito en Alemania.

Ayer, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, recordó que la semana pasada el Papa mostró su "plena e indiscutible solidaridad" con los judíos y afirmó que el Holocausto era "un hecho histórico probado". El Papa "no podía haber sido más claro", replicó Lombardi a Merkel.

La presidenta del Consejo Central de los Judíos en Alemania, Charlotte Knobloch, ha exigido hoy al Vaticano una rectificación "más allá de un distanciamiento o de unas disculpas". El obispo de Ratisbona, Gerhard-Ludwig Müller, ha calificado la polémica de "campaña" contra Joseph Ratzinger.