Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de estudiantes vuelven a salir a la calle contra Bolonia

Jóvenes cortan la Gran Vía de Madrid y ocupan un campus de la Pompeu Fabra de Barcelona.- Un detenido en la capital por golpear a un policía

Madrid / Barcelona / Alicante / Sevilla

Bajo el lema Ni LOU ni Bolonia. Por una universidad no mercantilizada. Debate público real, varios miles de estudiantes de las universidades públicas se han manifestado este jueves en diversas ciudades españolas contra el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), más conocido como plan Bolonia. Como en anteriores ocasiones, las protestas más numerosas han tenido lugar en Madrid y Barcelona.

En la capital, cerca de un millar de estudiantes han cortado durante unos minutos el carril derecho de la Gran Vía en sentido Plaza de España, sin que se hayan producido incidentes de consideración, salvo algún conato de carga por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a la altura de la calle San Bernardo, informa Juan A. Aunión. Este grupo de estudiantes se ha descolgado de la manifestación convocada por la asamblea coordinadora de estudiantes universitarios anti-Bolonia de Madrid una vez terminada. La manifestación principal, a la que han acudido más de dos mil personas, ha transcurrido con normalidad hasta la sede del Ministerio de Educación, en la calle Alcalá, y una vez finalizada, este grupo de estudiantes ha retrocedido hacia la Puerta del Sol y ha subido por la calle Preciados hasta llegar a la Gran Vía. Allí han invadido uno de los carriles, a la altura de la glorieta de Callao, desde donde se han dirigido a la calle San Bernardo. Es en esta calle donde la policía ha tenido que intervenir.

Cuando los antidisturbios trataban de que los congregados no invadieran la calzada, uno de los agentes recibió un manotazo como consecuencia del cual se cayó al suelo el walkie-talkie que llevaba. El policía, al agacharse para recoger el dispositivo portátil de radio, fue golpeado con un palo en la espalda, ha informado la Jefatura Superior de Policía. El incidente acabó con el arresto del presunto autor de la agresión, un menor, y con la identificación de varios individuos que participaban en la protesta, de acuerdo con las citadas fuentes.

A medida que ha pasado el tiempo, los estudiantes se han ido dispersando, tras rodear la calle Luna.

El coordinador general de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha acudido a la marcha en la capital en representación de su partido, el único que ha manifestado de forma expresa su apoyo a las protestas de este jueves. La formación ha propuesto al Gobierno la celebración de un referéndum consultivo abierto a la participación de la comunidad universitaria e iniciar un debate interno en las universidades españolas sobre las consecuencias de la aplicación del proceso de Bolonia.

En Barcelona, unas 6.000 personas han acudido a una manifestación en el centro de la ciudad, que ha finalizado en el campus de la Ciutadella de la Universidad Pompeu Fabra (UPF), donde unos dos mil jóvenes han tomado el patio interior con el propósito de mantener un encierro. Un portavoz de la Coordinadora de la Asamblea de Estudiantes (CAE) ha explicado a Efe que la intención es ocupar este recinto al menos hasta el próximo fin de semana para celebrar allí debates sobre el futuro de la universidad y el calendario de movilizaciones contra el plan Bolonia.

Al grito de consignas como "fuera las empresas de la universidad" y de apelaciones a la "guerra social", la manifestación ha arrancado unos veinte minutos después de las 12.00 horas de la plaza Universitat y ha llegado a reunir a 6.000 estudiantes, según fuentes de la Guardia Urbana. La CAE ha calculado en 15.000 el número de alumnos que han participado en la marcha, que ha transcurrido con calma, aunque algunos manifestantes han lanzado pintura contra la fachada de diversas entidades bancarias.

Unas 2.000 personas se han manifestado en Alicante, informa Ezequiel Moltó. La marcha se ha desarrollado con normalidad por el campus de la Universidad de Alicante, a las afueras de la ciudad. Una cifra similar de jóvenes han secundado la manifestación anti-Bolonia convocada a nivel estatal por asambleas universitarias en las distintas provincias andaluzas.

Las acciones de este jueves se producen en medio de la campaña que el Gobierno ha lanzado para informar a la sociedad española sobre las "ventajas" de la iniciativa europea, que persigue la homologación de las enseñanzas universitarias en toda Europa y que tiene como fecha límite el curso 2010-2011 para la adaptación de las titulaciones.

Entre las principales exigencias de los estudiantes anti-Bolonia está la apertura de un debate público sobre el proceso y su paralización en tanto que la comunidad educativa no alcance un acuerdo sobre una modificación profunda de la universidad, que temen se "mercantilice" con el plan de convergencia europeo. Además, los convocantes consideran que el EEES impone la idea de "estudiante a tiempo completo", que, según alegan, reduce el tiempo de ocio del alumnado y perjudica a aquellos que quieran compatibilizar los estudios con un trabajo, puesto que el nuevo sistema de créditos "aumenta la jornada de estudio y el calendario lectivo de 34 a 42 semanas".

Profesores contra Bolonia

Un centenar de catedráticos, profesores e investigadores de veinticuatro universidades públicas han suscrito "plenamente los planteamientos" anti-Bolonia de los estudiantes en un manifiesto en el que apoyan la convocatoria de movilizaciones.

El filósofo Fernando Savater se encuentra entre los firmantes de esta declaración de apoyo a los estudiantes anti-Bolonia, que se puede leer en la web de la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). "La sociedad española debe saber que somos muchos los profesores e investigadores que, quizá no tan generosos, quizá no tan valientes, y desde luego mucho menos eficaces que estos estudiantes, suscribimos plenamente sus planteamientos", asegura el manifiesto.

Este colectivo considera "un espectáculo bochornoso" la respuesta institucional que se ha dado a los estudiantes contrarios a los principios y al modo de implantación de la actual reforma universitaria. "La sociedad española debe saber que, lejos de tratarse de energúmenos antisistema o desinformados adolescentes, los estudiantes del llamado movimiento anti-Bolonia son, en este momento, los únicos miembros de la comunidad universitaria con la lucidez, la responsabilidad, el coraje y la generosidad suficientes para defender inflexiblemente (...) el concepto mismo y las condiciones de existencia de un verdadero sistema de enseñanza superior".