Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La musaraña gigante, última novedad fósil de Atapuerca

Los científicos afirman que el mamífero vivió en ese yacimiento hace casi un millón de años

La musaraña prehistórica tenía dientes rojos y un tamaño gigante, con 60 gramos frente a los 14 de otro sorícido moderno de gran tamaño, como el musgaño patiblanco, han informado este jueves un grupo de paleontólogos de la Universidad de Zaragoza. El estudio de los restos fósiles de este mamífero ha permitido descubrir también que la musaraña inyectaba saliva tóxica, como las serpientes, por medio de un "estrecho canal" ubicado en la cara interna de sus incisivos inferiores.

Los estudiosos zaragozanos son los responsables del descubrimiento de los fósiles de hace casi un millón de años. La investigación de los restos les permitió establecer que el hallazgo es un nuevo género y especie de musaraña "gigante"(Dolinasorex glyphodon), de procedencia asiática. Los análisis señalan un estrecho vínculo con las de Asia oriental, donde pudo haber surgido y evolucionado hasta migrar a la Península Ibérica, ha informado este jueves la Universidad de Zaragoza.

La musaraña inyectaba saliva tóxica por medio de un "estrecho canal" ubicado en la cara interna de sus incisivos inferiores

Las mandíbulas, maxilares y dientes sueltos de Dolinasorex glyphodon, recogidos entre 1991 y 2007 en Atapuerca, permitieron a los científicos conocer que vivió en una época de clima templado, húmedo y relativamente estable, y que "el continente asiático es el origen y dispersión inicial de esta musaraña es el continente asiático". Así lo explican Juan Rofes y Gloria Cuenca, que publicaron recientemente su trabajo en la revista Zoological Journal of the Linnean Society.

La comparación con fósiles de múltiples yacimientos europeos permitió a sus descubridores considerar que Dolinasorex glyphodon es el primer género de sorícido descrito en la Península Ibérica. Sin embargo, Rofes y su equipo han insistido en que "los resultados de este estudio filogenético son sólo una primera aproximación y en absoluto definitivos, pero pueden resultar de gran interés para estudios futuros más completos".