México lindo y diverso

Su riqueza natural le ha deparado ser el país anfitrión este año del día mundial del medio ambiente.- Pumas, mariposas monarca, monos araña y otras especies animales y vegetales necesitan más sostenibilidad

ANA GABRIELA ROJAS 5 JUN 2009 - 13:22 CET

Nubes de mariposas monarca. Enormes pinos y oyameles quedan completamente cubiertos por los insectos con hermosas alas en ámbar y negro. Sus alas son fragilísimas, pero hay tantas, tantísimas, que cuando flotan en el aire producen un zumbido. No es un sueño. No es una leyenda. Es uno de los fenómenos migratorios más impresionantes del mundo.

Millones y millones de mariposas monarca vuelan cada año más de 4.000 kilómetros desde la región de los Grandes Lagos, entre Canadá y Estados Unidos, y llegan a los santuarios en México, en las montañas de la Sierra Madre, en los Estados de México y Michoacán.

En estos idílicos bosques se reproducen, se convierten en orugas y luego en nuevas mariposas que emprenden su viaje al norte. Las que se van ya nunca volverán: su ciclo de vida es sólo de nueve meses. Pero los relevos generacionales llevan haciendo este recorrido cientos de años. Las leyendas de la región dicen que son los antepasados que vuelven de visita.

Hay más de 23 millones de hectáreas protegidas

Las mariposas monarcas son una maravilla, sin embargo, son sólo un ejemplo de la riqueza natural en México. Las aves y los insectos vistosos dan una idea: mientras que en Gran Bretaña hay unas 60 especies de mariposas, en México hay unas 2.000. España, el país más biodiverso de Europa, tiene unas 275 especies de aves, seis de ellas endémicas, que se encuentran sólo en la península Ibérica. México aloja unas 1.100 especies, unas 100 propias.

El ex secretario ejecutivo de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad de México (CONABIO), Jorge Soberón, explica el concepto de biodiversidad de forma clara: "Son todas las formas como la vida se manifiesta. Desde los ecosistemas hasta la variedad genética dentro de una misma especie".

Así, México es uno de los países con más biodiversidad en el mundo: el cuarto, sólo por detrás de Indonesia, Brasil y Colombia. Esta riqueza natural y los esfuerzos que se han hecho recientemente para protegerla justifica que este año México haya sido elegido como el país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente. Esto va a servir, como asegura el titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), Ernesto Enkerlin, para que los mexicanos proyecten sus "compromisos con el medio ambiente al mundo" y para que asuman "compromisos adicionales de conservación".

El país latinoamericano ha dado un salto muy importante en la protección de la biodiversidad en las dos últimas décadas, coinciden los especialistas. En cada uno de los dos últimos años se ha aumentado un millón de hectáreas a las áreas naturales protegidas, casi el doble del promedio de los últimos 20 años. Existen más de 160 áreas naturales protegidas que abarcan más de 23 millones de hectáreas, un 12% del territorio del país.

México cuenta con uno de los mejores sistemas, a nivel mundial, de información sobre la biodiversidad. "Desde la fundación de la CONABIO en 1992 se empezó a reunir el conocimiento biológico y a generar información. También empezó a regresar al país gente formada en el extranjero en ecología y temas afines", explica Rurik List, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM.

Aparte de expandirse el sistema de áreas protegidas, se ha multiplicado hasta por cien su presupuesto y mejorado su manejo. "Digno de reconocer sería el programa de pago por servicios ecosistémico: que a los dueños de la tierra, a las comunidades, se les paga por conservar, se retribuye su trabajo que beneficia a toda la sociedad", cuenta el comisionado de la CONANP.

México también ha avanzado en un manejo forestal sostenible, cuenta el ex titular de la CONABIO. Junto con Alemania son los dos países con mayor cantidad de bosques comunitarios, que se ha certificado que son manejados de manera sostenible por comunidades campesinas o indígenas. Unos 12 millones de hectáreas son gestionados por los locales, que las mantienen en condiciones silvestres y llevan a cabo en ellas actividades sostenibles como la caza de algunas especies, la pesca, la agricultura de bajo impacto (café orgánico o cacao) o el ecoturismo.

"La única forma de garantizar a largo plazo la conservación de la naturaleza es contabilizar los servicios que presta: los llamados servicios ambientales, como la captura de carbono, la regulación de ciclos hídricos o la creación de suelo fértil, para valorizarlos y pagarlos correctamente y lograr una transformación de la forma de producir energía, comida y madera que sea menos impactante", asegura Soberón. México ha sido pionero en muchas actividades y en cambiar la mentalidad de "conservar a ultranza" a sostenibilidad, la única vía en muchos lugares naturales que están poblados.

Pero a pesar de los logros, falta mucho por hacer. "Se debe apretar el paso, no sólo México, sino todo el mundo para mantener este planeta", dice Enkerlin. Algunos de los pasos son incrementar la representación de todos los ecosistemas mexicanos en las áreas protegidas y que los incentivos a la gente por proteger el medio ambiente se amplíen. "Se cubre el 50% del potencial, pero hay que llegar al 80 o 90%", reconoce.

Para Rurik List, además, se necesita asegurar la continuidad en el futuro y con las próximas administraciones de los programas de pago por servicios. Y asegura, "la raíz del problema de la conservación de las áreas naturales protegidas es la sobrepoblación: un creciente número de mexicanos tiene que vivir de los cada vez menos recursos naturales". "Se espera que la población de México siga creciendo hasta estabilizarse en unos 150 millones y esto costará una parte importante de la biodiversidad que existe actualmente", dice el investigador del Instituto de Ecología de la UNAM.

Por otra parte, las leyes para la conservación "son aceptablemente buenas", coinciden los especialistas, pero falta implementarlas mejor. Algunos ejemplos es que las especies silvestres siguen siendo vendidas en el mercado negro o que algunos incendios forestales no se controlan.

Existen programas de reintroducción de especies, a veces en colaboración con otros países —ejemplos exitosos son el cóndor de California, el hurón de patas negras o los berrendos—, pero el índice de extinción es vertiginosamente más rápido. En una estimación "muy a la baja", al menos 2.500 de las 90.000 especies conocidas en el país están en peligro.

Así, a México todavía le falta un largo trecho por recorrer, pero está en buen camino, aseguran los expertos. La riqueza natural de México es mucha y muy variada. Por su altitud y su orografía, en su territorio están representados la mayoría de los ecosistemas en el mundo. La vida mana en sus más coloridas formas desde sus desiertos hasta sus selvas y mares. Aquí algunos ejemplos representativos.

El vizcaíno

Las ballenas grises vienen a aparearse y a parir aquí. Hacen una de las migraciones más largas de los mamíferos, desde el mar de Bering hasta el Golfo de California. México ha sido históricamente un país defensor de la ballena.

El Vizcaíno es la reserva de mayor tamaño del país ubicada en el centro de la península de Baja California entre el Océano Pacífico y el Mar de Cortés. La extensa gama de paisajes es asombrosa, aunque predominan las planicies desérticas. En esta región hay un programa exitoso de reintroducción del berrendo peninsular, es un mamífero de pezuña entre el antílope africano y la cabra, cuya carrera puede alcanzar hasta los 95 kilómetros por hora.

El 8,3% de las plantas son endémicas, entre las que se encuentra una gran variedad de cactáceas, familia florística en la que México es primer lugar a nivel mundial. Frente al mar se ven acantilados que descienden en picada, o tierras planas ocupadas, lagunas, marismas, playas y las salinas más grandes del mundo.

Frente a El Vizcaíno, en el Golfo de California hay unas 900 islas, entre las cuales están Tiburón, San Esteban o San Lorenzo y que son verdaderos laboratorios naturales.

Montes azules

Un hervidero de vida. El reducto de selva tropical acoge una extraordinaria diversidad biológica, la mayor de México y de toda la América Septentrional. Está en plena selva Lacandona, al este del Estado de Chiapas. Mantiene también poblaciones de muchas especies en riesgo, incluyendo los primates de México (Saraguayo y Mono Araña) y una de las dos poblaciones de guacamaya roja y tucanes. Se pueden encontrar miles de tipos de plantas entre ellas orquídeas, palmas, helechos o árboles de maderas preciosas.

La diversidad de ecosistemas da refugio a más de 1.245 especies de mariposas, arácnidos y escarabajos; les siguen en número los 600 vertebrados que incluyen a 163 mamíferos, como pumas y jaguares. Es muy fácil encontrar ardillas, tlacuaches, murciélagos, loros, tapires, armadillos, tepezcuintles, tortugas y lagartos. Además de una gran diversidad de peces, reptiles y aves, entre ellas el zopilote rey.

Sistema Arrecifal mesoamericano

Las más sorprendentes formas de vida marina se encuentran en el segundo mayor arrecife coralino que existe en la tierra, el sistema arrecifal mesoamericano, que está en el Caribe, frente a la costa de México y llega hasta Honduras. Una gran variedad de coloridos corales en las mas diversas formas, entre ellas de cerebro o cuernos de alce que conviven con caracoles, esponjas, cangrejos, estrellas de mar, anémonas, erizos y todo tipo de hermosos y coloridos peces de arrecife. Exclusivo de esta región es el pez sapo.

Sierra gorda

La reserva con más ecosistemas en México: 14. Desde zonas áridas hasta selva y bosque mesófilo, todo ello en el céntrico Estado de Querétaro. La fauna y la flora que allí habitan son las típicas de cada uno de sus ecosistemas. Entre sus montañas y valles se encuentran 1.800 especies de plantas vasculares y 124 de hongos. Entre las especies arbóreas más comunes de bosques y selvas hay encinos cedros y otras especies como la biznaga gigante, el peyote queretano, la tila y magnolias.

Casi 600 especies de animales, entre ellos, nutrias y cocodrilos, en los ríos. Los impactantes pumas y osos negros están entre otros mamíferos de los bosques, además de algunas raras especies neotropicales, como el jaguar y el martucho.

Marismas nacionales

Grandes humedales y manglares que "proveen una zona de descanso y alimentación miles de aves acuáticas", define Rurik List. Hasta 252 especies de aves pueden encontrarse aquí, y de ellas, 40% migratorias. Marismas Nacionales se localiza en la costa sur de Sinaloa y norte de Nayarit, donde varios ríos vierten su agua al mar, creando un espacio para que irrumpa la vida. Unos 700 kilómetros cuadrados de manglar, el 20% de este ecosistema en México.

Son conocidos como "las guarderías del mundo marino" porque dos terceras partes de la población de peces a nivel mundial dependen de los manglares al menos en una de sus etapas de la vida. En ellos se encuentran normalmente cocodrilos, iguanas y lagartijas, pero también puede haber pumas, jaguares o tortugas.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana