Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

¿Está harto de que le llamen a casa para vender cosas? Apúntese a la Lista Robinson

Una página web permite a los particulares negarse a recibir comunicaciones publicitarias de empresas

¿Es usted María Luisa Pérez?

- La misma

- Verá, le llamo para ofrecerle una semana gratis en una casa de Altea. La hemos seleccionado en un sorteo y si viene a una reunión podrá disfrutar de unas vacaciones en familia completamente gratis....

Algunas personas tienen que aguantar este tipo de llamadas telefónicas casi cada día. No saben de dónde ha sacado el vendedor su nombre y teléfono, pero lo tiene. Miles de empresas buscan datos en todas las fuentes públicas posibles y envían masivamente cartas, SMS, correos electrónicos para vender sus productos. O llaman por teléfono, la versión más agresiva. La Federación de Comercio Electrónico y Marketing Directo (FECEDM) y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD)han presentado hoy la Lista Robinson (www.listarobinson.es), un servicio en el que pueden apuntarse los ciudadanos para dejar de recibir publicidad de una vez por todas.

Es un fichero de exclusión publicitaria en el que el usuario se inscribe y selecciona los medios a través de los cuáles no quiere que le vendan nada (correo postal o electrónico, llamadas telefónicas o mensajes). Se puede limitar la publicidad tanto a empresas desconocidas como a aquellas con las que se ha mantenido algún tipo de relación comercial. El nuevo modelo de Listas Robinson surge para cubrir las necesidades impuestas por los cambios en las tecnologías de la comunicación, en las que el correo electrónico y el teléfono móvil se han convertido en los cauces preferidos por las empresas para hacerse publicidad.

Las listas Robinson, existentes en la mayor parte de los países occidentales, surgieron en España en 1993 por iniciativa de la FECEDM, una asociación sin ánimo de lucro que agrupa a 360 empresas que se publicitan a través de marketing directo. Hasta ahora los usuarios inscritos en las listas Robinson sólo podían proteger sus datos postales. La novedad ahora es que el usuario puede ampliar su protección al teléfono -fijo y móvil, llamadas y sms- y al correo electrónico.

Tanto los particulares como las empresas pueden inscribirse en las listas Robinson. A los particulares se les facilita el derecho de oposición reconocido en la legislación vigente y la inscripción es totalmente gratuita. Para las empresas existen dos modalidades de suscripción: una gratuita y otra de pago con más prestaciones.

Un sistema acorde a la Ley de Protección de datos

El nuevo sistema de listas Robinson surge para cubrir las necesidades que plantea el Reglamento de desarrollo de la Ley de Protección de Datos, aprobado en diciembre de 2007,que recoge la obligación de consultar los ficheros a todos aquellos anunciantes que realicen campañas en las que se valgan de datos personales no facilitados directamente por los clientes. La Ley no contempla ningún régimen sancionador para las empresas que se valen de datos no facilitados por el cliente, una práctica que, según la Agencia Española de Protección de Datos, ocupa el cuarto lugar en su ranking de quejas.