Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El satélite comercial más pesado de la historia, rumbo a la órbita geoestacionaria

Un cohete Ariane lanza el Terrestar 1, para comunicaciones móviles

Un Ariane 5 lanzó el miércoles desde Kourou (Guyana Francesa) el Terrestar-1, el satélite comercial más pesado de la historia. El lanzamiento, que fue un éxito, situó al satélite en la órbita de transferencia a la geoestacionaria, donde se instalará para prestar servicios avanzados de telefonía móvil a través de la empresa estadounidense del mismo nombre.

La misión ha tenido varias características únicas. Se ha utilizado el modelo pesado del lanzador Ariane (el Ariane ECA), pero, por primera vez, con un solo satélite a bordo en vez de los dos habituales, debido a su gran tamaño. La empresa Astrium, contratista principal del Ariane, ha suministrado esta vez también el adaptador de carga útil que sujetaba el satélite al lanzador. Esta pieza Incluye el sistema de separación desarrollado por EADS CASA Espacio para grandes cargas, basado en un anillo mordaza cuya principal innovación es que imprime un choque muy ligero en la separación de niveles. Con éste, son ya 45 los lanzamientos seguidos sin problemas de un cohete Ariane.

El Terrestar-1, que con su adaptador pesa 7 toneladas, ha sido fabricado por Space Systems/Loral y tiene una antena circular de 18 metros de diámetro, que fue plegada en un lado del satélite durante el lanzamiento. La estructura mide 7,6 metros de alto y, en el espacio, con los paneles solares desplegados, alcanzará 32,4 metros de anchura. Es el primero de los satélites de esta empresa. "Con este lanzamiento estamos redefiniendo el paisaje de las comunicaciones móviles", ha dicho Dennis Matheson, director técnico de Terrestar. "Estamos creando un nuevo paradigma en los servicios a través de redes de banda ancha para móviles".