Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El divorcio por internet: un clic y adiós al matrimonio

Brasil debate un proyecto de ley para que las parejas sin hijos puedan disolver su matrimonio a través de la Red

Sin los traumas y el mal trago de reencuentros indeseados, en Brasil está cerca de ser una realidad el divorcio por internet: un clic y adiós al matrimonio. Eso será posible si sale adelante un proyecto de ley que está en trámite en el Senado y que prevé que las parejas sin hijos puedan disolver su matrimonio de mutuo acuerdo a través de la red, sin desagradables comparecencias, sin tener que verse las caras. La impulsora del proyecto es la senadora Patricia Saboya, quien explicó a Efe que su propuesta busca "permitir que la separación y el divorcio consensuado, cuando no haya hijos menores de edad o incapaces, pueda ser solicitado por vía electrónica". Según Saboya, el objetivo de la idea es limitar las "discusiones y enfados innecesarios", además de la "reducción del coste de la separación".

"Si las parejas residen en ciudades, estados o países diferentes, podrán cumplir los procedimientos necesarios sin tener que asumir los costes de los viajes", aseguró Saboya. El abogado Alexandre Atheniense, presidente de la Comisión de Tecnología e Información del Consejo Federal de la Orden de Abogados de Brasil, dijo a Efe que con la propuesta de la senadora "no habrá el desgaste de encontrarse en la audiencia". Otra ventaja señalada por Atheniense es "la rapidez que gana el proceso", que por su experiencia en otros asuntos que pasaron a ser tramitados enteramente en la red rondaría el ahorro de un 40% del tiempo empleado.

Eso sí, el letrado enfatiza que "el tribunal sigue siendo el mismo" y lo que cambiaría es la posibilidad de que ambas partes no se vean obligadas a comparecer ante el juez. "En la audiencia, básicamente, el juez pregunta si la pareja se quiere separar (...), ahora existirá la posibilidad de hacer por Internet ese procedimiento específico, que tiene la exigencia de comparecencia presencial", explica el letrado.

Los abogados siguen siendo necesarios

Además, señaló que "la ley no habla de que no vaya a ser necesario el abogado, es decir, las partes siguen teniendo que encaminar el divorcio a través de un abogado que prepara la defensa y, en vez de ir personalmente al juzgado, resuelve los trámites desde la oficina, por internet". "Los abogados en Brasil ya tienen un registro que les permite tramitar actos por medios electrónicos, desde octubre del año pasado", aclara. A pesar de la simplificación del proceso de divorcio del proyecto de la senadora Saboya, ésta considera que no traerá la multiplicación de las rupturas matrimoniales sino que hará que las ya existentes en los hechos sean "legalizadas".