Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Alerta sanitaria

EE UU prevé que el H1N1 podría triplicar las muertes de la gripe estacional

Cerca de 300.000 serán ingresados en unidades de cuidados intensivos, según un informe oficial.-Otros expertos avisan de que el virus es impredecible y que el brote podría ser leve

Casi dos millones de estadounidenses podrían ser hospitalizados durante el invierno debido a la pandemia de gripe A, de los que unos 300.000 requerirían atención en unidades de cuidados intensivos, según advierte un informe oficial hecho público ayer por el Consejo presidencial de asesores en ciencia y tecnología del Gobierno de Estados Unidos y recogido por el rotativo Los Angeles Times . En total, entre el 20% y el 40% de la población podría desarrollar los síntomas del H1N1, y entre 30.000 y 90.000 podrían morir, según del documento, que recuerda que la gripe estacional suele dejar 35.000 víctimas mortales en Estados Unidos. La diferencia de la nueva gripe es que está causando la muerte de personas mayores y adolescentes, mientras que la gripe estacional se ceba sobre todo en los ancianos.

Las cifras confirman el pronóstico avanzado por el Centro para la prevención y el control de enfermedades (Centres for Disease Control and Prevention, en inglés), según ha señalado su director, Thomar R. Frieden. Con todo, el doctor advierte que los brotes de gripe son muy imprevisibles y que el de este invierno podría ser muy leve. En España, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, señaló recientemente que la previsión es que la gripe A cause unas "8.000 muertes" , es decir, una cfira similar a la que causa la gripe estacional.

Con todo, otros expertos llaman a la cautela. Las cifras no son una predicción sino una posibilidad, avisa el epidemiólogo Marc Lipsitch, de la Harvard School of Public Health, que ha contribuido a preparar el informe de 86 páginas que está disponible en la web de la Casa Blanca.

Los investigadores temen una alta incidencia de infecciones porque la nueva gripe es tremendamente diferente de otras cepas que se han propagado en años recientes, de manera que la mayoría de la población no cuenta con ninguna inmunidad residual. "Esta no es la gripe a la que estamos acostumbrados", advierte Kathleen Sebelius, secretaria del Departamento de Sanidad y Servicios Humanos, en una rueda de prensa del CDC en Atlanta. "Hasta que no estemos en plena temporada de gripe no sabremos cómo de grave será la amenaza".

El informe también da varias recomendaciones, como:

-Un experto da la Casa Blanca deberá coordinar todas las decisiones sobre la gestión de la pandemia, puesto para el que el más indicado sería el asesor presidencial de seguridad interior.

-El Centro de prevención y detección de enfermedades deberá ampliar sus sistemas de vigilancia para mejorar la detección de nuevas variantes del virus.

-El Gobierno deberá acelerar la producción de vacunas para tenerlas disponibles a mediados de septiembre más que a mediados de octubre, como estaba previsto. Tal avance permitiría un inmunización inicial de 40 millones de los individuos más vulenrables, incluidas las embarazadas, el personal sanitario y los niños.

Más información