Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indemnizado con 10 millones porque la aseguradora le quitó la cobertura por tener VIH

El joven, de Carolina del Sur, dice que firmó el seguro sin saber su estado.- Alegó que sin atención médica moriría en cuatro años

Jerome Mitchell, un hombre de Carolina del Sur (EE UU), recibirá una indemnización de 10 millones de dólares (casi 7 millones de euros) de la compañía aseguradora Fortis porque ésta le revocó la póliza que tenían contratada cuando supo que tenía VIH. Mitchell suscribió el seguro en 2001, cuando tenía 17 años y se disponía a cambiarse de residencia para ir a estudiar. Entonces firmó que no había sido tratado de ninguna inmunodeficiencia. Pero según cuenta la web de NATAP (siglas en inglés de Proyecto Nacional para el Tratamiento del Sida), un año después fue a donar sangre a la Cruz Roja, y en los correspondientes análisis salió que tenía el VIH.

Este hecho -el que fuera a donar sangre- ha sido clave en el proceso, ya que si el hombre sabía que tenía el VIH no lo hubiera hecho. Aun así, un análisis con fecha anterior al momento en que se suscribió la póliza ha dado argumentos a la compañía, que consiguió prorrogar el litigio durante dos años. Al final, el abogado de Mitchell consiguió que se aceptara que aquel análisis estaba mal fechado.

La compañía aseguradora se enteró, y rescindió la póliza que el joven había contratado alegando que ya sabía su estado antes de suscribir la póliza. El joven alegó que sin tratamiento médico (en EE UU no hay un sistema sanitario gratuito y universal) habría muerto en cuatro años, ya que no puede sufragar la medicación necesaria (los fármacos de primera línea cuestan unos 8.000 euros anuales). Pero al final el Tribunal Supremo le ha dado la razón, y ha condenado a la empresa a indemnizarle con 10 millones de dólares, que es lo que el tribunal ha calculado que le costará su tratamiento.

La sala ha establecido en su sentencia que la actuación de la aseguradora es "altamente reprobable". "Fortis ha demostrado una indiferencia hacia la vida de Mitchell y un insensible menosprecio hacia su salud y seguridad", ha dicho el tribunal.

En España apenas ha habido casos similares, porque las compañías aseguradoras, en general, no cubren el tratamiento ni las complicaciones asociados al VIH, ni siquiera si esta situación es sobrevenida. Claro que, a cambio, la medicación y el resto de los tratamientos es gratis en los centros públicos.