Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El teólogo Tamayo, premiado por difundir el aspecto conciliador del Islam

El teólogo Juan José Tamayo recibió ayer el Premio Mundial del Presidente de la República de Túnez para los Estudios Islámicos por su libro Islam. Cultura, religión y política, publicado por la editorial Trotta en enero de 2009.

El premio reconoce la contribución del teólogo español al reconocimiento del carácter tolerante del Islam. El jurado ha valorado asimismo su esfuerzo por enriquecer el pensamiento islámico a través de la ijtihad, es decir, de la interpretación creadora del Corán y del Islam, que se fundamenta en el diálogo y la apertura, y rechaza el inmovilismo y el repliegue endogámico.

Al premio se han presentado estudiosos de 13 países. Tamayo ha conseguido la mayoría absoluta de los votos del jurado en la octava edición del premio, que se instituyó en 2002 y que se concede por primera vez a un intelectual español. La obra premiada será publicada próximamente en árabe.

En la entrega del galardón, el autor de Islam. Cultura, religión y política mostró su convencimiento de que "es necesario enterrar definitivamente la teoría belicista del choque de civilizaciones, que amenaza con convertir el mundo en un coloso en llamas, y de los fundamentalismos, que siembran la intolerancia por doquier, y avanzar por la senda del diálogo entre culturas, la alianza entre civilizaciones y el encuentro entre religiones". También destacó Tamayo que "el futuro de la Humanidad no se puede construir al margen, por encima o en contra del Islam, sino en diálogo y colaboración con él, fomentando el respeto a las políticas de reconocimiento de los derechos humanos, de integración social, de desarrollo económico y de convivencia interétnica, y fomentando la resolución negociada de los conflictos".

La obra premiada analiza el actual despertar religioso, cultural y político del Islam, con presencia creciente en Europa, al tiempo que estudia las causas de dicho despertar; revisa críticamente los estereotipos sobre el Islam presentes en el imaginario social de Occidente; reconstruye la biografía del Profeta Mahoma a partir de las nuevas investigaciones históricas y ofrece una nueva imagen del mismo más acorde con la figura histórica.

También hace un recorrido histórico por los principales hitos de la historia del Islam y se centra de manera especial en su presencia casi milenaria en España y dedica dos extensos capítulos a cuestiones que son objeto de debate y de diversas interpretaciones tanto dentro del mundo islámico como fuera: los derechos humanos y las mujeres. En ambos casos reconoce los importantes déficits en no pocos de los países de mayoría musulmana, pero subraya, al mismo tiempo, las aportaciones del Islam a los derechos humanos y a la emancipación de las mujeres, especialmente en sus orígenes. El teólogo español ofrece finalmente las grandes líneas de por dónde debe avanzar una "teología islamocristiana de la liberación: del Dios de la guerra al Dios de la paz, la mística, la interculturalidad y la ética liberadora feminista".