Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía alerta del "preocupante" aumento de adolescentes que pegan a sus padres

Denuncia el deterioro y la falta de personal en los centros de menores con trastornos de conducta

La Fiscalía General del Estado alerta de un "preocupante" incremento de casos de violencia doméstica ejercida por los hijos adolescentes sobre sus progenitores, asegurando que en estas infracciones no hay distinción de clases sociales. Además, la mayoría de los jóvenes que las cometen son reincidentes.

Así se desprende del Informe Anual de 2008 del máximo órgano de fiscales, dado a conocer hoy con motivo de la apertura del Año Judicial, que indica que en muchos de estos casos de violencia doméstica protagonizada por jóvenes se reacciona con la "máxima urgencia", promoviendo la adopción de medidas cautelares. Sin embargo, indica que para estos supuestos no siempre es posible ni estaría justificado el internamiento del joven, ya que esta medida puede acabar deteriorando "de manera irreversible" la relación de paternofilial y puede "contaminar" la personalidad del menor y agravar el problema.

Por eso, la mayoría de las Secciones de Menores coinciden en que el recurso más adecuado para estos supuestos es la convivencia con un grupo educativo, así como de la mediación interfamiliar e intergeneracional. Un ejemplo es el de la Sección de Menores de la Fiscalía Provincial de Valencia, que, con su escuela de padres ha contribuido, según los fiscales, a la reeducación y reinserción de los menores y a su retorno pacífico a la convivencia familiar.

Otro aspecto que preocupa a los fiscales es la falta de centros adecuados y de una normativa precisa para atender a los niños con enfermedades psíquicas y con problemas conductuales, que hace que su tratamiento sea "particularmente problemático y complejo". Asimismo, denuncian deficiencias en centros tanto de protección de menores como de acogida de menores extranjeros no acompañados, que obligan a una "alerta constante" y a la "exigencia de un esfuerzo" en la mejora tanto del personal como de los medios, constituyendo éste, de nuevo, uno de los objetivos para el ejercicio 2009.

Sobre el acoso escolar entre menores o bullying, el informe señala que las secciones de Menores autonómicas no han detectado a lo largo de 2008 un incremento del número de casos de agresiones físicas y psíquicas entre el alumnado, apuntando a la sensibilización de la opinión pública como una de las causas de contención de este tipo de infracciones.

Los fiscales, creen que, en la medida en que lo permitan los recursos disponibles, los jóvenes menores de edad que cometan incidentes o infracciones graves, se promuevan como regla general que las prestaciones continúen teniendo preferentemente conexión con el bien jurídico lesionado, para de esa forma "fomentar durante la ejecución el proceso reflexivo del menor". Así, ponen como ejemplo el de la Sección de Menores de la Fiscalía Provincial de Lérida que, según "no ha cesado en la búsqueda de recursos", con el objetivo de que se pueda disponer del mayor número posible de ellos, que permita que la actividad que desarrolle el menor esté directamente ligada con la naturaleza del bien jurídico lesionado por el mismo. Para ello, la Fiscalía de Lérida colabora con entidades públicas y privadas sin ánimo de lucro que puedan disponer de programas adecuados para estos jóvenes, tales como La Cruz Roja, Caritas, el Ayuntamiento de Lérida, la Generalitat de Cataluña, entre otras, que "se implican de manera positiva" en la 'reeducación' del menor.