Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El saber 'se hereda': la educación de los padres es factor determinante en el éxito escolar

Los hijos que viven con un solo progenitor tienen casi el doble de posibilidades de dejar el colegio prematuramente

Los logros educativos de los hijos están fundamentalmente en manos de sus padres y, más concretamente, en su nivel educativo. Un ejemplo: el 73% de los hijos de universitarios que nacieron en la década de los setenta han estudiado una carrera, mientras que tan sólo lo ha hecho el 20% de aquellos cuyos padres no eran universitarios.

El hecho de que los padres sean universitarios otorga claras ventajas educativas, según el último informe de Caixa Catalunya Informe de la inclusión social en España 2009. Estas son que estos padres son más proclives a escolarizar a sus hijos antes de los tres años, que transmiten a sus hijos más aspiraciones y que poseen más recursos educativos y culturales.

Existen otros factores que también inciden en las tasas de logros educativos, como el género - los chicos se gradúan en ESO un 16% menos que las chicas -, la estructura del hogar - el abandono escolar prematuro es un 86% más alto en las familias monoparentales a igualdad de condiciones sociales - y el origen - los inmigrantes tienen, por razones económicas y de entorno, menores tasas de educación secundaria y post obligatoria -.

El tipo de colegio (privado, público o concertado) en relación a los resultados favorece mucho a los colegios privados pero, según el estudio, que ha extrapolado los datos estadísticamente, los resultados prácticamente se igualan.

Respecto a la influencia del equipamiento de los colegios en los resultados escolares, Pau Mari-Klose, director del estudio, ha querido incidir en que "no es tan importante en relación con la educación de los padres y el entorno". "No podemos seguir echando la culpa a las escuelas sin políticas públicas de familia, sin que haya más acceso a la escolarización temprana, porque así no vamos a conseguir elevar el nivel educativo", ha asegurado Mari-Klose.

Por comunidades autónomas, se ve la influencia de un menor nivel económico en las tasas de graduación universitaria y en el abandono escolar. Esto traza una línea separadora norte-sur en la que quedan hacia abajo (y desfavorecidas) Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Canarias. Además, Murcia y Canarias presentan unas tasas excesivamente bajas que se deben, a juicio de Mari-Klose, a las características de un mercado laboral que no demanda tanta mano de obra cualificada. Para el fracaso escolar, Baleares presenta mayor abandono en relación a la situación económica, que podría explicarse, según Mari-Klose, igualmente a la estructura del mercado laboral.

Las conclusiones del estudio hacen hincapié en el protagonismo de los padres frente a todos los actores en el mundo educativo, pero también a la necesidad de desarrollar políticas públicas de apoyo para los más desfavorecidos, que necesitan ese complemento en el acompañamiento de la educación (mecanismos de compensación, como clases de apoyo).

En este sentido, los autores del estudio son optimistas respecto al futuro. El aumento progresivo del nivel educativo de los padres favorecerá el de las nuevas generaciones y, en relación a la crisis, también apuntaron a su carácter de oportunidad por la disminución de oportunidades de trabajo tempranas en la hostelería y la construcción, por ejemplo, que pueden desincentivar a los jóvenes del mercado laboral rápido e incitarlos a seguir estudiando.