Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran cometa Donati como lo trazó William Dyce

El artista escocés pintó el cuadro sólo meses después del descubrimiento de este cuerpo celeste por un astrónomo italiano

Un cometa es un cuerpo celeste constituido por hielo y roca que recorre una órbita muy elongada alrededor del Sol. El núcleo del cometa suele tener un diámetro de varios kilómetros. A medida que se acerca al Sol, la sublimación de los hielos (es decir, el paso directo de sólido a gas) hace que desarrolle una cola en dirección opuesta a éste que puede llegar a medir muchos millones de kilómetros.

Los cometas, como los eclipses de Sol, han inspirado terror durante milenios en numerosas culturas, pues se consideraban portadores o mensajeros de grandes desgracias. En el siglo XIX, la ciencia había desvelado ya muchos misterios sobre la naturaleza de los cometas y gracias a ello ese aura de terror se había mitigado considerablemente. Así lo muestra esta obra de William Dyce (Escocia, 1806-1864), Pegwell Bay, Kent - Recuerdo del 5 de octubre de 1858. El cometa Donati se percibe muy débilmente en el cielo de la tarde (señalado en la imagen con una flecha) mientras varios miembros de la familia del artista recogen conchas tranquilamente en la playa. Dyce pintó este cuadro tras un viaje en el otoño de 1858 a Pegwell Bay, un popular lugar de vacaciones inglés. Llama la atención la cuidadosa representación de las paredes del acantilado con estratos bien definidos, que deja patente el interés del artista por la geología.

Trazo apenas perceptible

El trazo apenas perceptible de la cola del cometa hace que el cuadro provoque una sensación muy diferente a la que transmitiría de no estar este cuerpo celeste; la existencia del ser humano parece así efímera, un mero instante en la historia cósmica. Dicha sensación es acentuada por la estructura del acantilado, que ha sido moldeada por diferentes agentes de la naturaleza a lo largo de millones de años.

El cometa Donati fue descubierto por el astrónomo italiano Giovanni Battista Donati (1826-1873) el 2 de junio de 1858. Fue el primer cometa fotografiado. Cuando tuvo su máxima aproximación al Sol, se estima que su cola se extendió más de 70 millones de kilómetros, casi la mitad de la distancia que separa a la Tierra del Sol. El propio Donati obtuvo por primera vez el espectro de uno de estos cuerpos (cometa 1864 II Tempel) en ese año del siglo XIX.

Pegwell Bay, Kent - Recuerdo del 5 de octubre de 1858 se expone en el museo Tate Britain en Londres.

Montserrat Villar es investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) y coordinadora del Año Internacional de la Astronomía en España