Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exposición sobre el LHC en Madrid

56 grandes fotografías expuestas al aire libre, en la Plaza de España, cuentan cómo se hizo y cómo es el gran acelerador

"Es curioso, esto llega a la gente", comenta Carmen. Se ha detenido, junto con Manolo, ante unas grandes fotografías expuestas en la acera, en la madrileña Plaza de España, que muestran cómo se hizo y cómo es el nuevo acelerador de partículas LHC , que se está empezando a poner en marcha en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), junto a Ginebra. Manolo es ingeniero de telecomunicaciones y conocía ya la gran instalación científica. "Es alta tecnología", comenta. La idea de la muestra callejera le parece "muy buena, espectacular".

Son 56 imágenes que sorprenden a numerosos transeúntes: unos echan una ojeada a dos o tres paneles, otros se detienen y acaban viéndolos todos, leyendo las breves explicaciones en cada foto. Mari Cruz Fouz y Jesús Puerta Pelayo, ambos físicos del LHC, están a disposición de la gente para contestar cualquier pregunta. Son dos científicos del Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas, Madrid) . Todos los días, mientras dure la exposición en la Plaza de España , hasta el próximo día 9 de noviembre, entre las 16.00 y las 18.00, jóvenes expertos de instituciones españolas participantes en el LHC estarán a disposición de los curiosos para aclarar cualquier duda.

La inauguración oficial de la muestra en Madrid no se hace en la calle sino en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en la calle de Serrano, 117, hoy lunes a las 19.00 horas, con una conferencia divulgativa a cargo del físico de partículas Manuel Aguilar, director del Departamento de Investigación Básica del Ciemat, sobre España y el CERN: la hora del LHC

Asita, alemana que vive en Madrid, no tenía ni idea del LHC pero ha pasado por delante de los paneles y se ha detenido. Lleva ya unos buenos 10 minutos viendo con atención cada imagen. "He visto estas fotos tan extrañas y me he detenido, he leído en el primer panel que se trata de qué esta hecho el universo y la materia y me ha llamado la atención", dice. Pocos minutos después se detiene Antonio: "Se ve poco en España una exposición así, tendría que haber más". Él sí conocía el CERN de antes, "por el acelerador", dice.

Unas fotos muestran cómo es el LHC instalado en el túnel de 27 kilómetros de circunferencia, otras captan detalles y momentos de la instalación y montaje de los cuatro colosales detectores, tan grandes como catedrales, en las salas excavadas en la roca. Destaca la participación de científicos de todo el mundo y si resulta obvia la implicación de especialistas europeos, estadounidenses o rusos, la foto del equipo paquistaní es conmovedora por los modestos medios y la expresión emocionada que se aprecia en sus caras.

Las fotografías son del fotógrafo alemán Peter Ginter y primero se expuso en Ginebra, luego ha venido a España y ha pasado ya por Santander, Oviedo y Valencia. Después irá a Santiago de Compostela, Sevilla, Huelva, Granada, Terrassa, Barcelona y Bilbao. La muestra se llama El CERN a través de los ojos de Peter Ginter: la visión de un poeta y de su organización en España se encarga el Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN), gestionado por el CSIC, en colaboración con el Ciematy financiación, entre otros, de la Fundación BBVA y de la Fecyt.

María José García Borge, físico nuclear del CSIC y responsable de la exposición en España, explica que el esfuerzo para preparar la exposición ha merecido al pena y se la nota orgullosa: "Se suele dar poco crédito a la gente que hace el hardware, las instalaciones científicas, sin las cuales no habría datos con los que avanzar en la física y esta muestra me parece un canto a la tecnología", explica.

Mientras comienza la puesta en marcha del LHC en el CERN, tras más de una año de reparación de los graves daños producidos hace un año por un cortocircuito, las enormes instalaciones de alta tecnología difíciles de visitar se muestran a los ciudadanos en la calle. "Lo que más pregunta la gente es precisamente lo de la avería y aquello que se dijo de los agujeros negros, pero también se interesa por la participación española, si tenemos peso", explica Puerta. Él ha pasado largas temporadas en el LHC trabajando en uno de los detectores del acelerador, el CMS, que le parece el más espectacular. Ahora sigue en el proyecto desde el Ciemat, en Madrid. "La mayoría de la gente no viene a ver esta exposición, sino que se la encuentra en la acera y a todo el mundo le impresiona la magnitud de los equipos".

Su colega Fouz, también del Ciemat y también de CMS, pasa sus dos horas de servicio al público en la Plaza de España. "La idea es estar aquí para ayudar a la gente que quiera preguntar cosas sobre el LHC", dice "También van a venir alumnos de colegios, se han concertado visitas".