Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

India acepta rebajar la "intensidad" de las emisiones de CO2 hasta un 25% en 2020

Rechaza de plano suscribir un pacto vinculante de reducción de los gases contaminantes

India se ha negado este jueves de forma tajante a aceptar un pacto vinculante para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero pero se ha comprometido a que la "intensidad" de las mismas -que se obtiene de calcular la emisión de CO2 por cada unidad del PIB- registre una bajada de entre un 20 y un 25% entre 2005 y 2020.

El ministro indio de Medio Ambiente, Jairam Ramesh, ha explicado que su Gobierno adopta de forma voluntaria el compromiso de que "la intensidad de las emisiones" del gigante asiático disminuya entre un 20 y un 25% hasta 2020, aunque se ha mostrado abierto a modificar esta propuesta. "Si hay un acuerdo satisfactorio y equitativo, estamos dispuestos a hacer más", ha declarado en una intervención parlamentaria retransmitida en directo por las cadenas de televisión indias. Ramesh ha destacado que, entre 1990 y 2005, la intensidad de la emisión de dióxido de carbono ya disminuyó en un 17,6% en el país.

Pese a garantizar que la delegación india que se desplazará a Copenhague para la cumbre sobre cambio climático, prevista entre el 7 y el 18 de diciembre, se mostrará "flexible", Ramesh ha insistido en los dos puntos "no negociables" para India. "Déjenme que lo diga de forma categórica: India no aceptará una reducción legalmente vinculante de emisiones", ha resaltado. El gigante asiático tampoco se quiere marcar una fecha para que las emisiones alcancen un "pico" y empiecen a bajar, pero sí promete que sus emisiones per cápita "nunca serán mayores que las de los países desarrollados", ha manifestado el ministro. "Las emisiones crecerán", ha señalado Ramesh, recuperando una frase que ya había repetido en las últimas semanas.

"Soy lo suficientemente realista para saber que quizá (un acuerdo en Copenhague) no se materializará, pero trabajaremos con China y otros países para conseguirlo", ha sostenido. "No estamos comprometiendo nuestro interés nacional", ha garantizado a los diputados.

Ramesh ha repasado algunos fenómenos preocupantes en el sur de Asia como el deshielo de los glaciares y la debilidad del monzón del último año -el que menos precipitaciones ha traído a India desde 1972-, aunque ha rehusado atribuir esto por completo al cambio climático. En todo caso, ha dicho que el cambio climático es "un asunto muy serio" y se ha esforzado en detallar los retos medioambientales a los que debe hacer frente India. "Olvídense de Copenhague, de la ONU... Tenemos que hacerlo por nosotros", ha manifestado el ministro para convencer a sus señorías de las propuestas medioambientales de su Gobierno.