Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Invertimos 120 millones de euros al año en investigación y desarrollo"

Un Actimel mejora las defensas del organismo tal y como dice la publicidad? ¿Un Danacol rebaja el nivel de colesterol de quien lo toma? ¿Qué estudios lo confirman? Y, sobre todo, ¿los científicos que lo rubrican son empleados de Danone?

José Antonio Mateos (Barcelona, 1953) es el director del área de salud y reglamentación de Danone. Este doctor en farmacia y técnico agrícola afirma que todo lo que señala la multinacional en su publicidad está científicamente comprobado y que más de 400 investigadores en plantilla de la empresa lo confirman. Posteriormente, organismos y fundaciones independientes ponen su marchamo tras comprobar la exactitud de los estudios.

Y es que Danone, según afirma la empresa, siempre ha destacado por su interés en la investigación y el desarrollo de sus productos. Y así ha sido desde el día de su fundación, allá por 1919, cuando el español Isaac Carasso inició la elaboración artesanal de yogur en un pequeño local de Barcelona. Quiso registrar la empresa con el nombre de su primer hijo, Daniel, a quien familiarmente llamaban Danón. Pero al nombre de la firma le añadió una e final porque le advirtieron que podría tener problemas en el registro porque se trataba de un nombre muy común en aquella época. Diez años después de fundarse Danone en España, Daniel se trasladó a París a estudiar bacteriología en el Instituto Pasteur y creó Danone Francia.

"La plantilla incluye 400 científicos, 80 de ellos españoles"

"En Danone cumplimos la ley e, incluso, vamos más allá"

"Hasta 24 estudios demuestran los efectos positivos de Actimel"

Pregunta. ¿Por qué ese interés por la investigación desde sus orígenes?

Respuesta. La investigación y la innovación están en el ADN de la casa. Isaac Carasso crea la marca buscando un producto que no fuera banal, sino que aportase salud a quien lo tomase. Adquiere los fermentos en el Instituto Pasteur, que eran los que producían el efecto beneficioso del yogur, puesto que las propiedades de las bacterias lácticas dependen de la cepa que las produce y no todas resultan beneficiosas. Desde entonces, la ciencia y la innovación van unidas de forma sistemática e inseparable a Danone. Cada año, invertimos 18 millones de euros en investigación en España. En el grupo, esta cantidad se eleva por encima de los 120 millones anuales.

P. ¿Cuál es su principal reto como marca?

R. La misión de Danone es mejorar la salud del máximo número de personas a través de la alimentación. Es el principal mandamiento de una empresa que cuenta, entre sus principales objetivos, con la mejora de los hábitos de consumo, de la alimentación, de la nutrición y de la salud en general. Promovemos la dieta mediterránea, el deporte y el correcto equilibrio como base del bienestar.

P. ¿Qué lugar ocupan aspectos tan importantes como el sabor, las nuevas formas de conservación o los precios competitivos?

R. Danone realiza más de 15.000 pruebas al año para garantizar el mejor sabor y textura. Por supuesto, en esta ecuación no puede faltar el precio, persiguiendo la mejor relación calidad/precio. Siempre tenemos en cuenta, además, la innovación, la investigación, el uso de las mejores materias primas, el control de calidad, los métodos industriales limpios y la correcta relación con los proveedores. Así conseguimos un productor de altísima calidad a un precio muy asequible. Danone es, por supuesto, sensible a la crisis que estamos atravesando, por lo que desarrolla unas promociones muy competitivas.

P. Si el yogur griego ha sido uno de sus mejores logros y el Danacol ha demostrado científicamente que reduce el colesterol, ¿qué ha pasado con Actimel? No ha podido demostrar lo que mejoraba las defensas. ¿Qué ha ocurrido en el Reino Unido?

R. Danone Inglaterra presentó para la aprobación del anuncio hasta 24 estudios científicos que demostraban los efectos positivos de Actimel sobre la diarrea, virus y enfermedades respiratorias en diversos grupos de edad. Ocho estudios hacían referencia a niños menores de 16 años. Los trabajos presentados fueron diseñados y aprobados por un panel internacional de expertos en investigación médica, además de pediatras e inmunólogos. La entidad que prohibió el anuncio, no es científica, sino publicitaria. Su resolución es específica para este anuncio y no pone en cuestión la evidencia científica del producto, sino la falta de algunos estudios muy concretos. De hecho, y desde hace un año, la publicidad de Actimel en Inglaterra utiliza el mismo mensaje que en España: ayuda a tus defensas, que ha sido aprobado por la misma organización que censuró el primer anuncio. Tengo que añadir que productos como Danacol o Danonino han recibido, además, la aprobación y el respaldo de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria por sus beneficios sobre la reducción del colesterol y el crecimientos de los huesos. Por su parte, el yogur griego es uno de los productos recientes de mayor éxito por su sabor inigualable, lo que le permite lograr, día a día, el reconocimiento y el favor del consumidor.

P. ¿El Instituto Danone cuenta con científicos, investigadores y médicos independientes? ¿Quiénes hacen los estudios sobre sus productos?

R. El Instituto Danone es una organización sin ánimo de lucro y sin relación comercial con la empresa, que promueve la investigación en alimentación y nutrición saludables. Su consejo científico está compuesto por los principales expertos en alimentación y nutrición de España y de los 19 países donde el instituto está presente. Su presidente en España es el profesor Manuel Serrano Ríos, catedrático de Medicina Interna de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Real Academia de Medicina. Es, además, presidente del Instituto Danone Internacional.

Danone cuenta con más de 400 científicos en plantilla en todo el mundo (80 de ellos, en España) que investigan en materia de bacterias lácticas y nutrición saludable. Los tres principales centros de investigación de la empresa en el mundo se encuentran en París, Danone Research, y en España por partida doble: Centro de Investigación Isaac y Daniel Carasso y Centro Internacional de Desarrollo de Productos, en Tres Cantos, Madrid.

P. ¿Quién exige más al validar el producto una vez que está en el mercado: la legislación alimentaria, las autoridades competentes o el consumidor?

R. Danone cumple estricta y escrupulosamente con la ley e, incluso, va más allá. La legislación alimentaria establece una serie de requisitos de formulación y control de calidad que las autoridades competentes se encargan de hacer cumplir. Pero quien finalmente tiene la última palabra con su libre elección es el consumidor. Éste es el juez último que valida o no toda la investigación, innovación, desarrollo industrial y esfuerzo empresarial. Decide si el éxito de un producto y demuestra así su bondad.

Más información

  • José Antonio Mateos Director del Área de Salud y Reglamentación de Danone