Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Font de Mora dice que "el ordenador de Zapatero puede provocar la miopización a muchos niños"

La Generalitat valenciana se niega a cofinanciar el plan Escuela 2.0 y pierde 11,2 millones para informatizar las aulas de 50.000 niños

El consejero de Educación valenciano, Alejandro Font de Mora, ha anunciado en rueda de prensa que la Generalitat valenciana rechaza el programa Escuela 2.0, en su actual versión, y se niega a cofinanciar con el Gobierno central la adquisición de los cerca de 50.000 portátiles que se requieren para informatizar las aulas de 5º curso de Primaria. La excusa que el ejecutivo valenciano da para no poner los otros 11,2 millones que el Ministerio de Educación sin embargo ya había autorizado para informatizar las aulas valencianas, es que "el ordenador de Zapatero puede provocar la miopización de muchos niños", espetó Font de Mora con un portátil Toshiba de 10 pulgadas.

Font de Mora se escudó en un informe de una fundación de oftalmología que es de la propia Generalitat que prevé "un cierto porcentaje de miopización inducida por la demanda continuada de cerca". Las oftamólogas Isabel Cid y Amparo Navea, que firman el informe de la Fundación Oftalmológica del Mediterráneo, advierten, además de que "el aumento del número de horas diarias de utilización de VDT [video terminales] de pequeño tamaño y sostenido durante años, podrá aumentar las posibilidades de aparición de problemas de convergencia y acomodación entre los niños". En general, el pronóstico los extienden a todos los tipos de VDT, incluyendo Internet y la televisión.

El consejero acusa al Ministerio de Educación de imponerle "una condiciones draconianas"

El ministerio responde que el programa es compatible con los criterios de las diferentes autonomías

La falta de liquidez que atraviesa la Generalitat -lo que ha provocado recortes del 25% en las ayudas directas a la escolarización de los 25.000 niños de menores de tres años o del 35% en las ayudas al transporte de los 15 centros para escolares con alguna discapacidad y ha retrasado la puesta en marcha del Plan Educa 3 para construir guarderías públicas- es lo que más ha pesado en esta decisión de la Administración educativa, según fuentes económicas oficiales.

De hecho, el propio Font de Mora trata de justificar la decisión alegando que los 125 euros que pone el Gobierno central para la financiar la compra de cada ordenador "no supone el 50% del coste real". Si quisiera adquirir ordenadores de 14 pulgadas, como el que ha presentado, obviamente el coste se duplicaría con cuenta a su cargo.

Rodeado de portátiles, el consejero valenciano, que se hizo famoso por su empeño en ordenar que se tradujeran al inglés todas las clases de Educación para la Ciudadanía sin contar con el profesorado ni el nivel de competencia adecuado de los niños, acusó al ministerio de "inflexibilidad" y de imponer "unas condiciones draconianas" a las comunidades autónomas para financiarse un plan que calificó de "improvisado".

El ministerio ha explicado a EL PAÍS que la negativa de Font de Mora de sumarse al programa Escuela 2.0 forma parte del guión escrito por el PP, "porque, de hecho, ni Madrid ni Murcia se han sumado al plan".

En una carta remitida por el ministerio a la consejería valenciana el 3 de diciembre, el Gobierno rechaza las acusaciones de que el plan sólo financia el 30% del coste real y no tiene en cuenta las infraestructuras de cada sistema educativo y defiende que "en las diferentes reuniones y conversaciones que hemos tenido a lo largo de este tiempo se ha puesto de manifiesto el amplio margen de flexibilidad en la aplicación de este programa que, con la idea de hacer compatible con las líneas de actuación y con los criterios de las diferentes Consejerías de Educación, ha hecho posible el acuerdo con todas las comunidades autónomas, incorporando las adaptaciones que han sido necesarias en cada caso". Por ejemplo, con el tema del sofware libre que Extremadura tenía generalizado en las aulas, en vez de la sistema Windows.

El ministerio le responde a Font de Mora que la decisión de no sumarse es suya y es unilateral. "No podemos dejar de considerar que la ausencia de avances mínimos en este proceso [de negociación] debe entenderse, a estas alturas del año, como una manifestación de que la decisión de esta consejería de no participar este año en Escuela 2.0".

Los 11,2 millones de euros se repartirán esta tarde en una reunión de consejo de política regional, según fuentes del ministerio, que anticipan que podría ir directamente destinado a Andalucía porque "ha implantado el plan Escuela 2.0 en dos cursos, en 5º y en 6º de Primaria, a la vez".