Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrín Calamita: "El verdadero juez supremo me absolverá"

El juez, condenado por el Supremo a 10 años de inhabilitación por prevaricar, responde que pasa a formar parte de "los cuatro millones de parados"

El juez de Familia de Murcia Fernando Ferrín Calamita ha señalado a Efe que con la condena que le ha impuesto el Tribunal Supremo, de 10 años de inhabilitación por un delito de prevaricación, pasa "a engrosar la lista de los cuatro millones de parados que hay en España". Y ha añadido: "Se me ha agravado la condena impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Murcia, pues el Supremo ha incremetado mi inhabilitación de dos a 10 años, pero a esos 10 hay que sumar otros tres más que tarda en extinguirse la anotación en el registro de penados y rebeldes, y como tengo 52 años de edad, me pondría ya en los 65".

El juez, condenado por su actuación en el expediente de adopción de una menor por una mujer lesbiana, ha indicado que ha dicho al encargado de la plataforma de internet que lleva su nombre que cuelgue las resoluciones prevaricadoras por las que se le condena "para que cualquier interesado acceda a ellas y juzgue por sí mismo".

Ferrín ha reiterado que siempre actuó en defensa del interés de la menor: "tengo la conciencia muy tranquila y duermo muy bien, que es lo más importante, y estoy seguro que el verdadero juez supremo, ante el que todos compareceremos más pronto o más tarde, me absolverá".

Ferrín Calamita, en una sentencia del Supremo dada a conocer el pasado miércoles, fue condenado por el delito de prevaricación a la pena de doce meses de multa y diez años de inhabilitación. El Alto Tribunal aceptaba así en parte los recursos presentados por el fiscal, la acusación particular y la defensa contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, que hace ahora un año lo condenó a dos años, tres meses y un día de inhabilitación por un delito de retardo malicioso en atender la solicitud de la adopción de la niña.