Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los enfermos de sida podrán viajar a EE UU tras 22 años de veto

Obama señala que la norma que les prohibía la entrada es incompatible con los planes de Washington de liderar la lucha contra la enfermedad

EE UU ha levantado la prohibición que impedía a los inmigrantes con el virus del sida entrar en el país. El presidente Barack Obama ha señalado que la norma, vigente desde hace 22 años, es incompatible con los planes de EE UU de liderar la lucha contra la enfermedad, según informa la BBC.

La infección por VIH ya no figura en la lista de enfermedades que se deben comunicar a la hora de solicitar un visado y ya no será objeto de pruebas médicas antes de viajar a EEUU, según el nuevo reglamento aprobado el 2 de noviembre pasado y que se hizo efectivo hoy. Hasta ahora, los seropositivos necesitaban una autorización especial del Departamento de Sanidad para entrar en EEUU.

La nueva normativa entra en vigor hoy y Washington ya tiene previsto organizar una cumbre mundial bienal sobre el sida que se inaugurará en 2012. La prohibición se impuso en medio de un pánico global sobre la enfermedad a finales de los años ochenta. De hecho, Obama ya señaló el pasado octubre que la norma se había "fundado en el miedo más que en los hechos". Y añadió: "Somos líderes mundiales cuando se trata de atajar la pandemia del Sida, pero somos uno de la docena de países que todavía vetan a la gente con VIH la entrada en nuestro país".

La medida colocó a EE UU en una lista que incluía a Libia y Arabia Saudí, formada por países que excluían la entrada a cualquier portador del virus. Desde entonces, la mejora de los tratamientos y el cambio en la percepción pública de la enfermedad han ayudado a propiciar el cambio, según señala la cadena británica.

La anulación de la prohibición debería haberse tomado hace tiempo, según ha asegurado a la BBC la jefa del grupo por los derechos civiles Immigration Equality, Rachel Tiven. "La Conferencia mundial sobre el sida de 2012, que está previsto que se organice en EE UU, corría el riesgo [de anularse] debido a la restricción. Ahora lo más probable es que salga adelante tal como estaba previsto", ha añadido.