Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

55 mujeres muertas en 2009 por violencia machista, un 27,6% menos que en 2008

Supone la cifra más baja desde que hay datos estadísticos fiables, en 2003

Un total de 55 mujeres fueron asesinadas por sus parejas o ex parejas en 2009, un 27,6% menos respecto a 2008, lo que supone el número más bajo desde que existen datos estadísticos fiables, a partir de 2003. En sólo 14 de los casos, las víctimas habían denunciado a los agresores, y no lo habían hecho en los 41 restantes, según los datos de 2009 presentados hoy por la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, junto al Delegado del Gobierno para la violencia de género, Miguel Lorente.

Aído, que ha recordado las 77 mujeres muertas en 2008, se ha mostrado esperanzada porque ni en enero ni en noviembre de 2009 hubo asesinatos machistas. "Es posible tener meses de violencia cero y esto es un motivo importante para la esperanza", ha enfatizado. La titular de Igualdad ha recalcado que la media de homicidios por violencia machista ha disminuido un 8,3% desde la entrada en vigor la ley contra este fenómeno, en diciembre de 2004.

La eficacia de los brazaletes GPS

Las alertas de los brazaletes GPS para maltratadores motivaron hasta 735 intervenciones policiales entre agosto y diciembre de 2009, cuando los 167 hombres que portaban este sistema de localización violaron de media unas cuatro veces cada uno la orden de alejamiento respecto de su víctima impuesta por el juez. Según el balance presentado hoy, esta cifra de actuaciones policiales demuestra la "eficacia" del sistema de localización y su valor para frenar la violencia de género, ya que "en todas" estas 735 intervenciones "se movilizaron agentes policiales", informa EP.

Lorente ha explicado que la incidencia "tan alta" de alarmas puede deberse a que los portadores de estos sistemas son maltratadores considerados "especialmente peligrosos". No obstante, no todos estos casos corresponden a violaciones reiteradas y voluntarias de la orden de alejamiento, porque "sobre todo en poblaciones pequeñas", la violación de la zona de exclusión se puede producir "por accidente".

En total, desde la entrada en vigor de esta iniciativa en agosto del año pasado y hasta el 31 de diciembre, los jueces españoles decretaron la instalación de 167 dispositivos de este tipo y la desinstalación de otros diez. Además, en 82 ocasiones los portadores intentaron manipular el brazalete y fueron detectados por el sistema.

Respecto a la respuesta de la víctima, en un total de 690 ocasiones las mujeres pulsaron el llamado 'botón de pánico' para alertar a las fuerzas de seguridad ante el temor de tener cerca a su agresor, conforme los datos facilitados por el ministerio de Igualdad.

Según ha explicado la ministra, la cifra de dispositivos instalados se incrementó sensiblemente en el mes de diciembre, cuando la Comunidad de Madrid suspendió la prestación de este servicio y los magistrados comenzaron a solicitar los GPS que facilita el Estado. En total, el año pasado se instalaron 89 de estos sistemas en la región.

Ésta es la cifra más alta de GPS funcionando en el territorio nacional, seguida de los 19 GPS activos en Andalucía a 31 de diciembre de 2009 y los 13 que a esa fecha funcionaban en la Comunidad Valenciana. Las únicas regiones españolas donde ningún juez ha impuesto este sistema son Murcia, La Rioja y Aragón, además de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Los brazaletes GPS se imponen por orden judicial en casos de especial peligrosidad para las víctimas de violencia de género. Permiten controlar la posición geográfica del maltratador y velar por que guarde las distancias estipuladas respecto de su víctima, que también dispone de un dispositivo de alerta. Funcionan desde el pasado mes de agosto, cuando las carteras de Igualdad, Interior y Justicia, acordaron poner a disposición de los jueces españoles hasta 3.000 dispositivos.

Valoraciones de riesgo

Por otra parte, Lorente ha explicado que a lo largo del año pasado, las fuerzas policiales realizaron un total de 350.000 evaluaciones de riesgo en casos de violencia de género, ya fuera en el momento de la denuncia o como medida de seguimiento tras una actuación previa.

Del grueso de evaluaciones, en aproximadamente 1.200 casos se concluyó que existía una situación de "riesgo alto o muy alto" y en otras 13.000 que había un "riesgo moderado". El resto de expedientes fueron considerados casos de bajo riesgo.

En este sentido, la ministra ha destacado el sistema de teleasistencia que permite controlar los casos de riesgo moderado. Según ha dicho, el año pasado cerca de 13.700 mujeres contaban con uno de estos dispositivos de protección, frente a las 12.274 que lo utilizaban en 2008.