El origen de los caballos domésticos ibéricos

Primera evidencia genética de que los equinos salvajes contribuyeron a las poblaciones domésticas actuales

EL PAÍS Madrid 12 ENE 2010 - 19:56 CET

Un equipo internacional dirigido por investigadores del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos de Madrid ha encontrado en algunos caballos modernos, ibéricos y de origen ibérico, ADN mitocondrial similar al de caballos salvajes autóctonos de hace 6.200 años. Estos caballos actuales pertenecen a las razas Lusitana, Criolla Argentina y Paso Fino de Puerto Rico.

Las mitocondrias son orgánulos extranucleares que tienen su propio genoma, y se transmiten de generación en generación a través de las madres. Basándose en esta característica, informa el centro, los investigadores han extraído y analizado el ADN mitocondrial de 22 restos de caballos ibéricos de distintas épocas: del Neolítico, de la Edad del Bronce y de la Edad Media. Los restos de la Edad del Bronce y de época medieval proceden del yacimiento del Portalón de Cueva Mayor en Atapuerca (Burgos), mientras que los restos neolíticos se han recuperado en el yacimiento de Cova Fosca (Castellón).

Los restos de la Edad del Bronce y de época medieval analizados proceden del yacimiento del Portalón de Cueva Mayor en Atapuerca

Estas secuencias se compararon con más de 1.000 secuencias de caballos actuales de diversas razas ibéricas y no ibéricas, así como con secuencias de caballos antiguos de diversos yacimientos de Eurasia y América. De este modo, los investigadores han confirmado que algunos linajes mitocondriales de caballos ibéricos domésticos actuales ya estaban presentes en caballos salvajes ibéricos de comienzos del Neolítico, continuándose durante la Edad del Bronce y llegando hasta nuestros días.

Aunque durante el Neolítico en la península Ibérica ya había animales domésticos, los caballos todavía no estaban dentro de ese grupo. Los primeros caballos domésticos eurasiáticos son de una época posterior denominada Eneolítico. Para la península Ibérica todavía no está claro si los caballos domésticos aparecen durante esta época o en la siguiente, la Edad del Bronce.

Los caballos domésticos más antiguos hasta ahora tienen unos 4.600 años y proceden de las estepas entre Ucrania y Kazajastán. A partir de esta evidencia, varios trabajos científicos han planteado dos hipótesis: 1) que los caballos domésticos fueron distribuyéndose por toda Eurasia a partir de este foco, 2) que este proceso de domesticación tuvo lugar varias veces en la historia, de manera independiente en distintas regiones de Eurasia.

Este nuevo estudio sugiere la posibilidad de que en la península Ibérica se hubiera producido un evento de domesticación completamente independiente, o al menos que caballos domésticos procedentes de otras regiones se hubieran cruzado con yeguas salvajes de Iberia. De este modo, algunos linajes mitocondriales ibéricos habrían pasado de manera local al conjunto de caballos ibéricos domésticos. Además, estos linajes ibéricos también se habrían trasmitido a individuos de algunas de las razas americanas más importantes, a partir de los caballos que desde finales del siglo XV se han transportado desde Iberia hacia el continente americano. El estudio está publicado en la revista Molecular Ecology

Otras noticias

Manada de caballos asilvestrados del norte de la península Ibérica. / CARLOS PUGA

Excavación en el yacimiento del Portalón de Cueva Mayor de Atapuerca. / JAIME LIRA/CENTRO MIXTO UCM-ISCIII

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana