Alerta por el uso del ácido linoleico conjugado como adelgazante

El compuesto, que forma parte del 'Tonalín', se usa en dietas de adelgazamiento

E. DE B. Madrid 9 FEB 2010 - 19:36 CET

Una de las estructuras del ácido linoleico conjugado (CLA), un compuesto que se utiliza en dietas de adelgazamiento, ha demostrado que causa "verdaderos estragos en el hígado de ratones", según ha demostrado un equipo dirigido por José Martínez González, del Centro de Investigación Cardiovascular del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). El CLA se vende solo o en productos lácteos, y también se conoce comercialmente como Tonalín. El estudio se ha publicado en Frontiers in Bioscience. En él también han participado el Instituto Catalán de Ciencias Cardiovasculares y el Centro de Investigación Biomédica en red de Obesidad y Nutrición (Ciberobn).

En concreto, de los distintos isómeros de este ácido graso (las diferentas maneras en que la cadena que lo forma se pliega), la dañina es la llamada trans (científicamente, la trans10-cis12). Esto se debe, explica Jesús de la Osada, del Ciberobn, a que en general las personas están "más preparadas para las formas cis", que es otra manera de pliegue. Esta característica es la que hace que otros compuestos trans mucho más conocidos, las grasas saturadas, también sean perjudiciales. Simplificando, se dice que hay una forma cis en una cadena de átomos cuando ésta entra y sale de un nudo o de una rigidez por el mismo lado (por la derecha las dos, por ejemplo), lo que hace que la molécula sea más compacta. En cambio, la trans indica que entra y sale por direcciones contrarias (si llega desde la derecha, sale por la izquierda), con lo que queda más extendida.

Aunque el estudio es preliminar y en animales, los datos "deben tomarse como una importante llamada de atención sobre los posibles efectos del consumo prolongado e incontrolado de estos compuestos como principal forma de perder peso", afirman los autores del estudio.

El ácido linoleico conjugado se encuentra en aceites vegetales y, especialmente, en la carne y la leche procedente de animales rumiantes. En los últimos años se le han atribuido propiedades para la reducción de los niveles de colesterol y materia grasa en el organismo, lo que favorecería la pérdida de peso corporal. Por esose ha potenciado como componente enriquecedor de productos adelgazantes, señalan los investigadores.

El trabajo concluye que "los mencionados suplementos alimentarios enriquecidos con CLA trans podrían ejercer efectos adversos provocando la degeneración grasa del hígado (esteastosis)". Por eso "resulta urgente que se indique el tipo de isómero presente en las preparaciones comerciales", dice de la Osada. Para los investigadores, este tipo de riesgos indica que deben de vigilarse muy de cerca la dietas de adelgazamiento.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria conoció ayer el resultado del estudio, según un portavoz, quien afirmó que hasta que no lo analicen no pueden tomar decisiones al respecto. En cualquier caso, la agencia insiste en que antes de ponerse a dieta hay que consultar con un experto.

Otras noticias

Arriba, células del hígado sanas; abajo, con vacuolas de grasa -la de los ratones que tomaron CLA trans-. / INSTITUTO CATALÁN DE CIENCIAS CARDIOVASCULARES (ICCC)

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana